Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Alianza del Norte ocupa Kabul tras la huida del Ejército talibán

La ONU se ve desbordada ante la ausencia de un Gobierno real en Afganistán

Las tropas de la Alianza del Norte, el conjunto de grupos que luchan contra el régimen talibán que domina Afganistán desde hace cinco años, entraron ayer en la capital, Kabul. La ciudad había sido abandonada horas antes por los combatientes talibanes, que se replegaron hacia su feudo de Kandahar, en el sur. Con ellos se llevaron a los ocho cooperantes cristianos detenidos desde el pasado agosto e importantes cantidades de dinero.No hubo combates, pero sí algunas represalias aisladas contra soldados que no se habían dirigido al sur, hacia Kandahar, con el grueso del Ejército talibán. También hubo casos de ejecuciones sumarias de talibanes en el avance de las tropas de la Alianza hacia Kabul.

La rápida ocupación de la ciudad inquietó a EE UU, porque Naciones Unidas aún no ha resuelto el problema del futuro Gobierno afgano, en el que deberían participar todas las facciones. La Alianza aseguró ayer que su papel en Kabul se reducía a garantizar la seguridad y que sus tropas se habían quedado fuera de la ciudad. La Casa Blanca pidió ayer a la Alianza que no cayera en venganzas y abogó por la formación de un Gobierno con la más amplia presencia de las facciones afganas.

En Washington, los presidentes de EE UU, George W. Bush, y de Rusia, Vladímir Putin, abrieron su reunión con el anuncio del recorte del arsenal nuclear estadounidense. EE UU reducirá en los 10 próximos años sus 7.000 cabezas nucleares a un número que oscilará entre las 1.700 y las 2.200. Putin dijo que Rusia tratará de igualar la rebaja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de noviembre de 2001