Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Clos quiere que la montaña de Montjuïc se transforme en el Central Park de Barcelona

El Ayuntamiento invertirá 5.000 millones de pesetas hasta 2003 y creará un consorcio gestor

'El referente para Barcelona es el Central Park de Nueva York'. Con estas palabras, el alcalde Joan Clos se dirigió a los representantes de las 40 entidades y organizaciones presentes en Montjuïc, que ayer se reunieron en el pabellón Mies Van der Rohe en la celebración de la primera jornada técnica del centro gestor de Montjuïc. Los representantes de las entidades instaladas en la montaña hablaron y debatieron sobre el intenso trabajo en común que les queda por delante. La inversión municipal para acondicionar el parque urbano será de 5.000 millones.

De la inversión global, 825 millones se destinarán a obras ya iniciadas, 2.062 a obras pendientes de comenzar y 2.000 más a proyectos que se encuentran en fase de estudio. Tres comisiones asesoras -cultura, deporte y naturaleza- aportarán ideas y evaluarán la evolución de las actuaciones que se lleven a cabo en la montaña. En Montjuïc operan 73 instalaciones de distinto tipo que reciben unos 12 millones de visitas al año.

Para Clos, las jornadas técnicas deben servir para 'poner en común todas las ilusiones y perspectivas' que tienen las diferentes entidades, y así recuperar la montaña. 'Debemos consolidar Montjuïc como el parque central de la ciudad, y después crear un gran consorcio similar al del Central Park de Nueva York', añadió.

Con 400 hectáreas, lo que representa casi el 5% del territorio de Barcelona, Montjuïc ha sido hasta ahora un espacio en el que se sucede un conglomerado de actividades con una escasa coordinación, lo que ha creado algunos roces entre los distintos operadores allí instalados. Incluso Antoni Falcó, a quien Clos ha encargado la supervisión de la reforma del gran parque, escribió en este periódico sobre la necesidad de una 'unidad de visión, para poder pensar la montaña de forma global y concitar sinergias entre tantos vecinos que aquí operan, a veces en el mismo terreno, a veces compitiendo por el espacio o la movilidad'.

Reformar la montaña

Jordi Vallverdú, director general de Barcelona Promoció, habló ayer sobre la urgente necesidad de reformar la montaña en 'un espacio polivalente' y reconvertir su oferta cultural realizando un esfuerzo para minimizar los 'inconvenientes' y facilitar la coordinación entre los diferentes operadores.

Rosa Maria Malet, directora de la Fundación Miró, subrayó la pertinencia de crear el centro gestor y recordó los cambios acontecidos en la ciudad a lo largo de los últimos 25 años. 'Antes, la montaña apenas recibía visitantes. Joan Miró se planteó ubicar aquí el museo con la intención de cubrir esa carencia. Pero ahora, el auge del turismo reclama un nuevo enfoque'. Malet habló de la urgente necesidad de facilitar transporte público y garantizar 'la seguridad' de los visitantes.

Para acceder a Montjuïc, la mitad de de los desplazamientos de realizan en transporte privado, cuando en el resto de la ciudad éstos son el 30%. El aumento del número de delitos también es preocupante: antes del verano, la delincuencia se había incrementado el 10%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 2001