Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO FINANCIERO

'No hay pruebas de la implicación del Gobierno', según CiU

El grupo parlamentario de Convergència i Unió (CiU) considera que, finalizados los interrogatorios de la comisión Gescartera, no han aparecido pruebas, testimonios o documentos que vinculen a miembros del Gobierno con este escándalo. Se trata de 'una buena noticia para la democracia', según el portavoz de este grupo en la comisión de investigación del Parlamento, Jordi Jané.

'De lo conocido hasta hoy, CiU se alegra de que no se haya demostrado una implicación directa del Gobierno en el escándalo de Gescartera, ni del vicepresidente Rodrigo Rato ni del ministro Cristóbal Montoro', aseguraron ayer fuentes del grupo nacionalista. 'Lo contrario habría sido una mala noticia'.

Aunque hasta mañana no tendrán redactadas sus conclusiones, los diputados de CiU en la comisión de investigación, Jordi Jané y Mercè Pigem, entienden que, tras el medio centenar de comparecencias celebradas y analizada la documentación remitida, no hay prueba que incrimine al Ejecutivo del PP.

En cualquier caso, CiU esperará a la redacción definitiva de las conclusiones del PP, que se harán públicas hoy, y confía en que, en el debate previsto para el próximo jueves, el grupo mayoritario acepte las propuestas de los nacionalistas. Si fuera así, el Grupo Catalán apoyará el dictamen de la comisión en el posterior debate en el pleno.

Los naciolistas catalanes también creen que se ha demostrado que no hay evidencia de que Gescartera fuera una 'lavadora de dinero negro' ni del PP, como afirmó el presidente socialista extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ni del PSOE, como insinuaron miembros del PP y del Gobierno. 'Eso también es una buena noticia para todos', resaltan.

Los fallos de la CNMV

A su juicio, lo que ha fallado en el caso Gescartera es el órgano supervisor, en este caso la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), cuya presidenta, Pilar Valiente, dimitió en septiembre pasado. Por ello, CiU pretende redactar unas conclusiones 'en positivo', buscando la fórmula para evitar que se vuelvan a repetir escándalos como éste.

Así, CiU incidirá en la necesidad de introducir cambios en el funcionamiento de la CNMV, garantizar criterios más homogéneos de actuación, mejorar las formas de comunicación interna dentro de la Comisión, perfeccionar los requisitos que se exigen para elevar a agencia de valores e impedir que, como en el caso de Gescartera, se pueda sancionar y elevar de rango a una entidad al mismo tiempo.

Otro capítulo se dedicará al sistema de auditorías, dado que Deloitte & Touche avaló las cuentas de Gescartera hasta el último momento sin detectar irregularidad alguna. CiU quiere garantizar un mejor control del trabajo de estas entidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de noviembre de 2001