Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moncloa advierte a Ibarretxe de que su 'desafío institucional' no tendrá efectos

Los socialistas consideran que el 'lehendakari' 'cierra la puerta' a un acercamiento al PNV

El Gobierno replicó ayer que el pacto de Estado que pretende impulsar el lehendakari, Juan José Ibarretxe, en el Parlamento de Vitoria en busca del derecho de autodeterminación de Euskadi "abre un proceso de desafío institucional" contra el Estado "que no va a tener ningún efecto". Así se pronunció ayer el secretario general de la Presidencia, Javier Zarzalejos, interlocutor del Gobierno en el Pacto Antiterrorista. El portavoz, Pío Cabanillas, insistió en que el Ejecutivo "defenderá la Constitución y el Estatuto con todos sus instrumentos" ante el "reto institucional lanzado por Ibarretxe".

El Ejecutivo central se ha tomado "muy en serio" la iniciativa del lehendakari, aprobada el jueves en el Parlamento vasco durante el debate sobre el autogobierno, por la que la Cámara autónoma creará una comisión que profundice en el autogobierno y encauce un pacto de Estado para dotar a Euskadi de un nuevo status, superando el techo del Estatuto de Gernika. Un pacto de Estado que recogería el derecho a la autodeterminación y que el jueves pasado contó con los votos a favor del PNV, EA e IU y los votos en contra del PP y PSE. Batasuna optó por no participar en la votación.

La Moncloa estima que Ibarretxe apuesta por el "programa de máximos" del PNV, ya que la comisión parlamentaria "parte del reconocimiento del derecho de autodeterminación". Y advierte de que, en consecuencia, el Gobierno hará caso omiso a las resoluciones que puedan adoptarse en ella. "Es un claro desafío institucional, un planteamiento de ruptura, y muestra con nitidez la voluntad de Ibarretxe de desbordar el marco constitucional. Lo que diga esa comisión no tendrá efecto", concluyó Zarzalejos.

A su vez, el portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, argumentó que "no se puede obligar a los 574.837 vascos votantes del PP y del PSE, un 40,18% del total, a firmar un contrato de adhesión con una autodeterminación que no quieren". En contraste, recordó, el Estatuto sigue suponiendo un "punto de encuentro" para una inmensa mayoría de vascos.Aun así, la iniciativa del lehendakari no parece que vaya a tener consecuencias negativas sobre la negociación del Concierto Económico y en las relaciones entre el Ministerio del Interior y el Departamento vasco de Interior. "No vamos a alimentar este nuevo capítulo de forzado victimismo [del lehendakari y el PNV]", dijo Cabanillas.

La ausencia de un calendario por parte de Ibarretxe para constituir la comisión y ejecutar su iniciativa la vincula el Gobierno a la necesidad del PNV de disponer de un tiempo indefinido para sondear las posibilidades de su estrategia. Por lo pronto, desde el Ejecutivo central existe la convicción de que la Conferencia de Paz de Elkarri será el marco escénico para nuevos acercamientos entre el PNV y Batasuna.

La Moncloa está convencida de que tanto la intervención parlamentaria de Ibarretxe como sus propuestas fueron un guiño a Batasuna, con la introducción de mensajes de la izquierda abertzale, como la defensa de la territorialidad y las alusiones a Navarra y la autodeterminación. En la misma línea, destaca la "significativa abstención" de Batasuna en la votación de la comisión, facilitando con ello su creación.

La otra cara de la moneda es el nuevo acercamiento entre el PP y PSE, algo distanciados tras la victoria electoral del PNV y EA el pasado 13 de mayo. El secretario general del PSE, Nicolás Redondo Terreros, pretendía inicialmente abstenerse en las propuestas de Ibarretxe, como hizo con las del debate de pacificación del pasado septiembre. Pero en esta ocasión, ante la "inesperada elevación del listón", Redondo ha optado por rechazar las propuestas del PNV.

El interlocutor del PSOE en el Pacto Antiterrorista, Alfredo Pérez Rubalcaba, destaca que Ibarretxe "no haya dejado ninguna vía de salida" y que "con esta propuesta cierra la puerta a cualquier acercamiento de los socialistas al PNV", pues "si se trata de superar el Estatuto unilateralmente, no hay más que hablar". Rubalcaba y Zarzalejos han intercambiado impresiones sobre el debate de la Cámara vasca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de octubre de 2001