Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Cine | PANTALLA INTERNACIONAL

Hollywood utiliza el gancho de sus grandes estrellas para defender la calidad de su cine

Las producciones americanas del próximo otoño cuentan con actores como Day Lewis, Julia Roberts, Johnny Deep y George Clooney

Otoño en Hollywood significa el final de las películas dominadas por los efectos especiales y de los grandes estrenos que no se aguantan en las pantallas pasado el primer fin de semana. Es el adiós a las segundas partes, y a las terceras y las cuartas. Es también el adiós a las comedias soeces protagonizadas por adolescentes difíciles de diferenciar para dejar paso a películas protagonizadas por actores, algunos de ellos, los mejores.

Es el tiempo en que los filmes, para variar, incluyen un guión con contenido y las miras están puestas en el Oscar, más que en la taquilla. Bienvenidos a la temporada otoño-invierno, una colección de películas donde Robert Redford regresa a la pantalla tras tres años de ausencia con dos estrenos, The Last Castle y Spy Games; Daniel Day Lewis rompe una ausencia aún más larga con Gangs of New York, dirigida por Martin Scorsese y que incluye a otro ausente, Leonardo DiCaprio, en su reparto, y Steven Soderbergh espera repetir sus logros de 2000, pero, en lugar de hacer dos filmes como Traffic y Erin Brockovich, ha recogido todo ese talento en un sólo título, Ocean's Eleven, la nueva versión de un clásico de atracos como el que protagonizó el Rat Pack con el mismo título pero ahora con un reparto millonario del nuevo milenio que incluye a Julia Roberts, George Clooney, Brad Pitt y Matt Damon, por citar algunas de las estrellas.

El actor Robert Redford vuelve a las pantallas después de tres años de ausencia

Michael Mann sólo ha necesitado un actor, Will Smith, para hacer realidad su biografía sobre Muhammed Alí. Smith es Alí, sus músculos sacados durante un año de entrenamiento, su peso -en los cien kilos- y su carisma. 'Uno no se plantea un proyecto como éste con ligereza. Si vas a hacer una película sobre Muhammed Alí, no puedes fracasar', confirma Mann. El mismo sentimiento de victoria acompaña al resto de los estrenos de una temporada que tendrá que demostrar en la pantalla si sus aspiraciones son reales. 'Es una temporada que parece muy fuerte. Tiene aspecto de ser muy competitiva, (...) pero los interrogantes son muchos', asegura el presidente de los estudios Artisan, Amir Malin. Entre las dudas está el nombre de Russell Crowe, el que se paseó a principios de este año cual gladiador victorioso con el Oscar en la mano, pero a quien le toca demostrar ahora, con su nuevo estreno, Beautiful Mind, de qué madera están hechos los ganadores. 'Lo da todo en cada escena, y no se trata de algo fácil', describe el realizador Ron Howard de un filme centrado en la vida del matemático John Forbes Nash, una mezcla de ecuaciones y esquizofrenia. Otro actor a prueba será Jim Carrey y The Majestic, un nuevo intento de que el público le tome en serio, protagonizando para Frank Darabont la historia de un guionista víctima de la caza de brujas que no sólo pierde su trabajo, sino la memoria.

Nicolas Cage, con Windtalkers, y Johnny Deep, con From Hell, son otras estrellas con mucho que demostrar tras sus últimos fracasos en la taquilla, pero siempre los hay con garantías, como es el caso de Tom Cruise. En su caso y en el de Vainilla Sky, nueva versión de Abre los ojos, dirigida en esta ocasión por Cameron Crowe, lo único que habrá que comprobar es si Penélope Cruz es capaz de ganarse por fin al público estadounidense de la misma manera que se ha ganado el amor de Cruise y la popularidad en las revistas del corazón. Al menos la actriz española tiene la oportunidad de ser juzgada en la pantalla, porque, a la vista de los futuros estrenos, una vez más la candidatura menos reñida en el Oscar será la de mejor intérprete femenina, dada la ausencia de papeles para las mujeres, especialmente si han superado la treintena. Una excepción, como siempre, será la de Frances McDormand, una vez más con la posibilidad de mostrar su talento gracias a la ventaja de tener a los hermanos Joel y Ethan Coen como marido y cuñado, respectivamente, directores de una nueva película de cine negro titulada The Man Who Wasn't There, en la que ella sigue demostrando que es una fantástica actriz. La candidatura al Oscar al mejor filme de animación, que se otorga por primera vez en la próxima edición, también cuenta con un candidato seguro en la nueva película de los estudios Pixar, Monsters Inc, una historia centrada en el mundo de los monstruos que viven en los armarios y debajo de las camas con la única finalidad de asustar a los niños. La cinta promete la misma calidad y poder en la taquilla que sus predecesoras del mismo estudio Toy Story y A Bug's Life.

Que Hollywood se disponga a demostrar algo más de calidad en el otoño no quiere decir que haya perdido su interés por el dinero. Las apuestas seguras llegarán con Harry Potter and the Sorcerer's Stone y The Fellowship of the Ring. La primera, adaptación de la popular serie de libros infantiles de J. K. Rowling, sólo lleva el símbolo del dinero por todas partes, mientras que la segunda parte de la trilogía de El señor de los anillos que escribió J. R. Tolkien se espera con pasión.

Ración doble de estrenos

Si bien no hay segundas partes en esta temporada, Redford no es el único poseedor de un Oscar que disfruta de una ración doble de estrenos en menos de tres meses. Anthony Hopkins también se ha apuntado a repetir su nombre en la cartelera, y, después de la sangrienta Hannibal, ahora vuelve hecho un caballero, primero con Hearts in Atlantis, basada en un guión de William Goldman sobre una historia de Stephen King, y luego con Bad Company, comedia en la que el espía sofisticado tiene que entrenar al ruidoso. Para Billy Bob Thornton, el doblete tiene en ambos casos tonos de comedia, ya sea junto a Bruce Willis y Cate Blanchett en una disparatada fuga de criminales en Bandits o de la mano de los hermanos Coen en The Man Who Wasn't There, el que puede ser su mejor trabajo hasta la fecha. Pero, de todos ellos, la crítica estadounidense ha puesto la vista en los dos estrenos de Kevin Spacey, con la comedia K-Pax y el drama The Shipping News, basado en el Premio Pulitzer de Annie Proulx sobre un padre soltero que desea comenzar una nueva vida. Los proyectos no podían ser más distantes: en la primera, un marciano del planeta Prot o quizá un simple paciente de un psiquiátrico, y en la segunda, un periodista solitario, pero deseaba hacerlo desde hace años, incluso antes de conseguir el reconocimiento del Oscar por American Beauty.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de septiembre de 2001

Más información