Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Europa asume como inevitable la ruptura del Tratado ABM

La UE calla sobre la oferta de Bush a China

La Unión Europea (UE) está preparada para aceptar como un hecho consumado la ruptura en los próximos meses del Tratado de Antimisiles Balísticos (ABM) -firmado por Richard Nixon y Leónid Breznev en 1972- por parte de EE UU con el fin de iniciar los primeros ensayos del controvertido programa de defensa antimisiles en Alaska en la primavera de 2002. Las reservas mayores proceden de Francia y Alemania ante la resistencia que el proyecto despierta en Rusia y China por el riesgo que conllevaría de una carrera de armamentos. Esos recelos se han visto atenuados con la promesa de EE UU de consultar y ofrecer colaboración a sus aliados europeos.

Los Quince oficialmente nada han dicho sobre las declaraciones este fin de semana de Condoleezza Rice, la consejera de Seguridad Nacional, en las que sugiere que el presidente George Bush está dispuesto a tolerar la modernización del arsenal nuclear chino, poniendo fin a la moratoria de ensayos atómicos subterráneos, a cambio de que Pekín acepte el escudo antimisiles. Fuentes diplomáticas europeas consideran que están dentro de la 'lógica ofensiva norteamericana' las palabras de Rice, más si cabe cuando Bush viajará el mes próximo a Pekín y recibirá al siguiente al presidente ruso, Vladímir Putin, en su rancho de Tejas. Antes, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, tendrá oportunidad de abordar la cuestión con su colega ruso y sus homólogos de los países de la OTAN en una reunión a fin de mes en la base de Pozzuoli (Nápoles). La OTAN eludió ayer comentar la última sugerencia de la Casa Blanca a China y la calificó de 'asunto bilateral'.

La defensa antimisiles estará sobre la mesa de la cumbre que la UE y China celebran el miércoles en Bruselas, a la que asistirá el jefe del Gobierno chino, Zhu Rongji. En la agenda figuran, entre otros temas, el respaldo de la UE al ingreso de China en la OMC, que quedará formalizada previsiblemente en la apertura de la Ronda Multilateral de Comercio en Qatar en noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de septiembre de 2001