Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno atribuye el 'desbarajuste' de la inmigración a la anterior Ley de Extranjería

Fernández-Miranda niega que los servicios de atención a los extranjeros estén desbordados

'Estamos pagando las consecuencias de la anterior ley. Algún partido que recuerda lo mala que es ésta debería hacerse responsable de lo mala que fue la anterior', afirmó ayer Fernández-Miranda en declaraciones a la Cope. Con esta afirmación, el delegado del Gobierno para la Extranjería respondía a la llegada de más de 800 inmigrantes, de ellos 631 a las costas de Tarifa, donde hubo que habilitar un polideportivo y una guardería. Esta llegada masiva, que ha batido todos los recórds, se produce seis meses después de la entrada en vigor de la nueva Ley de Extranjería, destinada a acabar con el supuesto efecto llamada de su antecesora.

Según Fernández-Miranda, el problema es que 'abrir la puerta de una ley que creó el desbarajuste no puede compensarse ni siquiera con una buena ley como la que ahora tenemos, que carece del efecto varita mágica que al parecer nos piden'. Y añadió: 'Quien siembra vientos recoge tempestades'.

El delegado destacó las bondades de la nueva ley, con la que, afirmó, el Gobierno puede devolver a personas que entran, residen o trabajan ilegalmente en España, lo que no se podía hacer con la anterior. Fernández-Miranda precisó que del millar de inmigrantes detenidos este fin de semana la mitad son marroquíes y ya han sido devueltos en aplicación del acuerdo firmado por España y Marruecos, mientras que los procedentes de países subsaharianos quedarán en centros de internamiento hasta que se fleten aviones para deportarlos.

La responsable de inmigración del PSOE, Consuelo Rumí, destacó al referirse a las declaraciones de Fernández-Miranda que 'esta forma de echar balones fuera y evitar responsabilidades es alarmante y demuestra su falta de disposición a coordinar o gestionar una política migratoria'. Rumí echó en cara al delegado que 'después de su silencio ante hechos tan dramáticos como los de la situación de los inmigrantes en Barcelona o Cuenca vuelva de sus vacaciones para ignorar la realidad'.

Falta de recursos

En cuanto a la falta de recursos para atender a los inmigrantes que llegan a las costas de España, Fernández-Miranda negó que el dispositivo de control de la inmigración ilegal esté siendo desbordado 'ni para su atención humanitaria ni para su devolución'. A esta afirmación se oponen los datos de las distintas unidades de atención que el fin de semana atendieron al millar de inmigrantes que llegaron. El alcalde de Algeciras, Patricio González (PA), se quejó de que 'una vez más nos encontramos en la más absoluta soledad', en referencia a las localidades del Campo de Gibraltar, y señaló que en su localidad se han tomado 'las medidas de nuestra responsabilidad a nivel local, pero tiene que haber una participación más importante por parte de la Junta y el Gobierno central'. Este abandono se manifiesta, según él, en la contrucción de un centro de inmigrantes 'que construyen el Ayuntamiento y la Diputación de Cádiz' y cuya apertura retrasa 'una firma de recepción del Ministerio [de Asuntos Sociales]'.

En Melilla, la directora del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, María Dolores Morales, explicó que el centro se encuentra saturado ya que recibe una media de cuatro ingresos, lo que no se corresponde con el ritmo de las salidas. En la actualidad viven 420 personas en las 320 plazas disponibles

En cuanto a centros no gubernamentales, desde Cruz Roja se anunció ayer que la casa de acogida de inmigrantes embarazadas en Fuerteventura, y con capacidad para 17 personas, está al completo. En Cádiz, esta organización hizo un llamamiento a la solidaridad para captar voluntarios que ayuden en la atención a los inmigrantes, porque su personal 'está desbordado'.

Las críticas a esta situación han venido desde organizaciones como la Asociación pro Derechos Humanos, cuyo presidente, Fernando Mariño, acusó al Gobierno de 'falta de previsión' ante estas llegadas, ya que 'el fenómeno de la inmigración es predecible'. Otras críticas se dirigieron a la falta de coordinación entre los Gobiernos de España y Marruecos. Alfonso Perales, consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, afirmó que el Ejecutivo tiene que conseguir 'que el Gobierno marroquí haga más esfuerzos' y que se firmen más acuerdos de devolución con países subsaharianos similares al de Nigeria. Desde la asociación ATIME, su presidente, Abdelatif Beyuki, también pidió 'más cooperación y coordinación', sobre todo en la lucha contra las mafias.

Durante el día de ayer, 66 inmigrantes fueron detenidos en Tarifa, cinco en tierra y el resto a bordo de una patera tipo zodiac a media milla de Los Toldos. Otros ocho inmigrantes, entre ellos un menor, fueron interceptados en una patera en la costa sur de Fuerteventura. Todos los detenidos son varones magrebíes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de agosto de 2001