Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Descubiertos junto a la M-40 restos de la Edad del Cobre en un yacimiento de Leganés

Las calas sacan a la luz parte de un poblado de hace 3.000 años y de otro de la época romana

El yacimiento de la Fuente de la Mora se encuentra junto a la orilla norte del arroyo del Butarque, próximo a la M-40. La extensión del hallazgo es de cuatro hectáreas, que también incluyen parte de la futura variante de pago de la carretera de Extremadura, la radial R-5. Los trabajos de ambas vías no han afectado, en principio, a las excavaciones.

Los estudios de los arqueólogos revelan que en el yacimiento han coincidido diferentes periodos cronológicos. Cada uno ha sido independiente, pero a todos les unen características comunes: todos son poblados con restos de edificaciones e instalaciones domésticas. Esto ha hecho que el trabajo arqueológico se haya centrado en 'una gran superficie de hoyos y zanjas de diversos tipos y funcionalidad', según señala el informe técnico.

Cabañas circulares Los arqueólogos han descubierto restos de la época calcolítica formados por dos o tres cabañas circulares de unos ocho metros de diámetro cada una rodeadas por una doble línea de zanjas o pequeños fosos que describen también una forma circular. De esta etapa se han encontrado estructuras de almacenamiento subterráneo para cereal, de planta circular y sección acampanada.

Son abundantes los molinos de mano de granito, las cerámicas modeladas a mano de formas simples, cuchillos y elementos de siega de sílex o pulimentadas sobre otro tipo de piedras duras en forma de hachitas de pequeño tamaño, además de un punzón de cobre y una cuchara o candil de arcilla cocida. El yacimiento también albergaba abundantes restos óseos de las especies domésticas o silvestres consumidas durante la vida del poblado. 'Algunos de estos huesos han sido trabajados para la elaboración de punzones', concluye el informe.

El segundo periodo histórico estudiado abarca desde el siglo III al I antes de Cristo. Este tipo de yacimiento se corresponde a un poblado de tipo castreño (fortificado), y en él los arqueólogos han descubierto dos fosos defensivos correspondientes al castro, un pozo de agua y, algo más alejado de éstos, una serie de estructuras excavadas en el subsuelo correspondientes a cabañas de suelo rehundido y hoyos de almacenamiento. La parte defensiva dejó de utilizarse en el mismo momento en el que el poblado perdió su importancia. Esto sucedió alrededor del siglo I antes de Cristo, según los materiales recuperados en la zona.

'Los escasos datos disponibles aún sobre el origen de este asentamiento (las cerámicas más antiguas recuperadas en un pozo) podrían indicar que se situaría en algún momento entre los siglos III y IV antes de Cristo', mantiene el informe.

El último periodo del que se han encontrado restos en la zona pertenece a silos de almacenamiento de cereal y probables cabañas de suelo rehundido datables a partir del siglo IV, lo que lleva a los investigadores a situarlo en la época hispano-visigoda.

Sólo un precedente La importancia de estos yacimientos radica, según el informe, en el poblado de la época calcolítica, ya que 'hasta el momento solamente se conoce en la Comunidad de Madrid un asentamiento calcolítico con la misma disposición orgánica'. También gozan de gran interés hitórico los elementos defensivos del poblado de la época carpeto-romana, que completa otro asentamiento similar ya excavado con motivo de las obras de la M-45. Pero éste no es el único yacimiento en el que se trabaja en Leganés.

En la zona de Polvoranca se ha descubierto uno de la época celtíbera, a raíz de las obras de construcción de un nuevo tramo de la autovía de circunvalación M-50, entre las carreteras de Extremadura y la M-409 (Leganés-Fuenlabrada). El concejal de cultura de Leganés, Javier Márquez, del PSOE, ha explicado que casi todos los hallazgos encontrados pertenecen a la época celtíbera, 'a las edades del hierro y del bronce, como cuchillos,restos de cerámica y molinos de harina'.

En esta zona apareció otro yacimiento celtíbero hace unos meses durante la construcción del nuevo barrio residencial de Arroyo Culebro. El hallazgo más importante fue una necrópolis con más de 20 urnas funerarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de agosto de 2001