_
_
_
_
_

China admite que la venta de sangre propagó el sida por una provincia interior

China reconoció ayer oficialmente la existencia de una epidemia de sida en la provincia de Henan (en el centro del país), donde ha sido práctica habitual, hasta su prohibición en 1998, la compra de sangre por parte de centros gubernamentales a los campesinos de la zona para revenderla después a laboratorios. El Diario del Pueblo admitió ayer que centros oficiales de transfusión habían comprado 'grandes cantidades' de sangre por los pueblos de la provincia, 'provocando el desarrollo del virus del sida entre los donantes remunerados', probablemente por la utilización de agujas infectadas.

En Henan había en 1996 casi 300 de esos centros, que pagaban unas 700 pesetas por litro de transfusión. Los establecimientos mezclaban luego las sangres en un solo recipiente para extraer el plasma, y lo revendían posteriormente a compañías farmacéuticas. El pasado junio el Gobierno de Pekín impidió viajar a Washington a la doctora Gao Yaojie para recibir de manos del secretario general de la ONU, Kofi Annan, el premio Jonathan Mann de Salud y Derechos Humanos, que le había sido concedido por haberse involucrado en informar a los afectados y haber hecho público internacionalmente el problema a finales del pasado año.

Más información
Las autoridades chinas admiten la contaminación de miles de personas por el sida por donar sangre
El Tribunal de Apelación de París sobresee el proceso de las transfusiones de sangre contaminada de sida

No sólo una localidad

Según Yaojie, el 65% de los habitantes del pueblo de Wenlu -que empezó a ser visitado por periodistas extranjeros a raíz de las primeras denuncias- es seropositivo. Unos 50 vecinos han muerto por la enfermedad en los últimos dos años. Siete habitantes de la localidad recorrieron en julio los 800 kilómetros que les separan de Pekín en busca de tratamiento y para dar a conocer su tragedia. 'Hay numerosos Wenlu en la provincia y nadie habla de ellos', dice Yaojie. 'Muchos habitantes ignoran que tienen sida o cómo evitar contagiarse'.

El Gobierno no ha proporcionado estadísticas ni ha realizado estudios sobre la extensión de la epidemia (oficialmente sólo reconoce la existencia de 23.000 seropositivos en todo el país, mientras que en España hay 120.000), pero hay expertos que hablan de 'millones' de donantes potencialmente infectados. Sólo en la provincia de Henan habría un millón contagiados en transfusiones. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el plazo de una década puede llegarse a unos 10 millones de infectados en China.

Hace unos días el Gobierno de Pekín desplazó a Henan a un grupo de especialistas 'para obtener informaciones de primera mano sobre esta enfermedad mortal', según la agencia oficial Nueva China, que añade que se ha abierto un centro sanitario gratuito en Wenlu y que diversos equipos médicos han sido destacados en los últimos meses en 'las principales regiones' afectadas por la enfermedad.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_