Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aragón reclama los documentos del oro nazi hallados en Canfranc

IU pide investigar el origen de los lingotes

El oro se utilizaba para pagar el wolframio que servía para blindar los tanques alemanes.

El consejero de cultura aragonés, Javier Callizo, aseguró ayer que el destino natural de los documentos hallados era el Archivo Histórico Provincial de Huesca, de titularidad estatal. Su solicitud se extiende a los documentos encontrados por el ciudadano francés de forma fortuita y a los que todavían quedan en el recinto de la estación. Eso sí, el Gobierno de Aragón cree que es el Estado quien debe reclamar esos documentos, cuya custodia corresponde al Ministerio de Hacienda a través de Aduanas, o al de Fomento, de quien depende Renfe.

El hallazgo se conoció en Aragón cuando el diario ginebrino Les Temps publicó que habían sido hallados en la citada estación documentos que demostraban la llegada del oro a España. Los documentos han permanecido durante años abandonados en unos baúles en un hangar de la estación, ahora propiedad de Renfe y Fomento, tras el cierre de la línea internacional en los años 70 por el hundimiento de un túnel en la parte francesa.

Jonathan Díaz trabaja como chófer del autobús que une Canfranc con Olorón y aseguró que le llamó la atención un papel que estaba entre las vías con un sello muy raro. Cuando comprobó lo que era regresó al lugar, donde encontró numerosos papeles de comunicaciones entre los jefes de estación y los responsables de aduanas que testifican el paso de ese oro. Díaz encontró los papeles durante el rodaje de un anuncio publicitario de la loteria de 2000 en noviembre de ese año. Recogió un millar de hojas de papel, con las que ha podido reconstruir el paso de 44 cargamentos de oro - en total 82 toneladas-, la mayor parte en 1943.

La desidia sobre las instalaciones ferroviarias ha sido patente. Los intentos de rehabilitarla por parte del Ayuntamiento están a punto de hacerse realidad con un proyecto que liderará Oriol Bohigas, pero ayer el alcalde de la localidad, Víctor López, recordaba que esos hangares han estado abandonados durante años y 'nadie ha hecho caso, aunque en Canfranc el hecho de que por aquí pasaba el oro nazi era comentado y sabido'. López aseguraba que en teoría los documentos estaban en unos baúles y que el propio ayuntamiento ha colocado candados para evitar el expolio, 'pero ahora el hangar, donde quedan muchos documentos, está abierto y todo esparcido'.

La leyenda de que el oro nazi viajó por Canfranc es algo que siempre han tenido por cierto en la villa pirenaica. Todavía viven testigos de aquella época, como el jefe de aduanas o vecinos, que relatan cómo llegaban los lingotes y eran custodiados por la Guardia Civil. 'El oro de Canfranc hay quien lo ha tocado', asegura un vecino, pero nadie ha dado crédito hasta ahora a esa historia.

Según los historiadores, entre 1941 y 1944 Suiza vendió 110 toneladas de oro a Portugal para comprar alimentos. El papel que dio la pista a Díaz fue uno fechado el 24 de abril de 1943, en el que aparecía: 'Procedencia de Suiza-Francia, en tránsito, dos vagones de 3,6 toneladas de lingotes de oro'.

El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, pidió ayer al Gobierno que ponga en marcha los 'mecanismos adecuados de cooperación judicial' con Alemania para investigar la procedencia del oro. Una vez que se autentifique la veracidad de los documentos hallados, lo que confirmaría que el oro alemán procedía de 'la confiscación de bienes a ciudadanos judíos y otras víctimas del nazismo', Llamazares solicita que el Gobierno habilite los '`procedimientos presupuestarios, legales y administrativos' para la devolución del oro 'a los propitarios legítimos o a sus herederos'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de agosto de 2001