Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Un militar y 48 agencias organizaron el viaje de los ecuatorianos rechazados en Barajas

Una aerolínea propiedad del Ejército de Ecuador trasladó a los inmigrantes a Santo Domingo

Según el contrato firmado por TAME y Eurotours, la línea aérea de propiedad militar se comprometió a embarcar al "grupo turístico" en uno de sus Boeing 727 200 y trasladarlo a Santo Domingo, previa escala en Guayaquil. El documento establece el coste del servicio en 32.000 dólares (más de seis millones de pesetas) y endosa a la agencia la responsabilidad de "todos los trámites y gastos" relacionados con inmigración, aduanas y equipajes. "Si de hecho llegara a ocurrir cualquier problema en ese sentido, será de responsabilidad exclusiva de la agencia", precisa.

Cada uno de los viajeros desembolsó 1.200 dólares (230.000 pesetas) por su pasaje, según sus propios testimonios. Supuestamente la diferencia entre lo establecido en el contrato y lo recaudado entre esas 155 personas correspondería al vuelo de Santo Domingo a Madrid. Permanecieron dos días en la capital dominicana, donde también Eurotours había comprado tiempo atrás billetes de ida y vuelta a Madrid para todo el grupo, según Gerardo Ariño, director de márketing de Air Europa.

La noche del jueves, el representante de Air Europa en Barajas recibió una llamada de la policía del aeropuerto. Los agentes le dijeron que tenían informaciones de que un grupo de ecuatorianos que se disponía a embarcar en uno de sus aviones en Santo Domingo eran inmigrantes irregulares. Le recomendaron que no los embarcara, porque si aterrizaban en Madrid y las sospechas se confirmaban, serían repatriados por cuenta de la compañía.

Lista por fax

Los policías remitieron a Air Europa un fax con la lista de los pasajeros que, según sus informaciones, intentaban entrar y quedarse irregularmente en España. Al parecer, la primera transmisión falló. Para cuando los responsables de la compañía tuvieron el listado, 98 de los ecuatorianos volaban ya hacia Madrid. Un segundo grupo fue rechazado por Air Europa y se quedó en Santo Domingo.

El avión llegó a Barajas a las 7.30 horas del viernes. La mayoría de los pasajeros cumplía con los requisitos de entrada: pasaporte en regla (los ecuatorianos no necesitan visado), billete de ida y vuelta y dinero suficiente para la estancia solicitada. A pesar de ello, los agentes les sometieron a los interrogatorios habituales para detectar irregulares. Uno dijo que venía a conocer "las playas de Navarra", otro que pretendía visitar "el Museo del Prado en Barcelona" y varios que aseguraron que carecían de familiares o amigos en España comenzaron a recibir llamadas telefónicas de residentes interesándose por su situación.

De los 98 fueron rechazados 77 adultos y 9 menores, según fuentes de Rumiñahui. Una parte fue devuelta a Santo Domingo y otra, vía Caracas, a Quito el domingo. Ninguno de los dos grupos había llegado anoche a Ecuador.

En una rueda de prensa convocada en Quito, el portavoz de la asociación Rumiñahui, Juan Carlos Manzanilla, se presentó en compañía de familiares de varios expulsados para exigir a las autoridades de su país que investiguen este extraño viaje. "Las autoridades deben investigar a los organizadores: a la empresa Eurotours, a TAME y a Air Europa", exigió.

TAME es propiedad de las Fuerzas Armadas del Ecuador, controla la mayoría del mercado aéreo nacional, cubre algunas rutas internacionales y fleta vuelos chárter a otros destinos. Fuentes de esta empresa explicaron que la Asociación de Empleados está autorizada a contratar una vez por año un chárter para financiar sus actividades, un permiso que usaron para organizar junto a Eurotours "un vuelo de turismo" a República Dominicana. La misma fuente explicó que la responsabilidad de TAME terminaba allí pues del tramo Santo Domingo-Madrid, "no tenía conocimiento".

TAME no dio a los viajeros un billete de avión hasta República Dominicana, asegura un funcionario, sino sólo "un pase a bordo [tarjeta de embarque]. A su llegada a Madrid, los ecuatorianos no pudieron explicar cómo habían llegado a República Dominicana, y ésa fue probablemente la excusa de las autoridades españolas para su deportación", especula.

Exactamente lo contrario afirma Patricio Suárez, empleado de Eurotours en Quito. Según él, los de TAME sabían que el destino final era Madrid. "Todos los pasajeros tenían un permiso de salida de las autoridades migratorias en el que se decía que su destino final era Madrid". El Ministerio de Exteriores de Ecuador dio ayer su versión oficial: los 86 ecuatorianos fueron expulsados "después de que en los interrogatorios de rigor por parte de las autoridades migratorias españolas" no pudieron comprobar "que el motivo de su viaje era turismo, por lo que sólo a ocho personas se les permitió el ingreso, entre los que se encontraban dos menores que viajaron para reunirse con sus padres".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001