Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

Salvamento Marítimo busca una patera a la deriva con 30 magrebíes

Efectivos de Salvamento Marítimo buscaron durante todo el día de ayer entre Almería y Málaga una patera con 30 magrebíes que quedaron a la deriva el domingo por la noche en medio del temporal. La barca partió desde Alhucemas (Marruecos) rumbo a Motril (Granada). Un inmigrante que esperaba en Almería la llegada de un familiar que formaba parte de la expedición clandestina alertó a la Guardia Civil tras recibir una llamada, a través de un teléfono móvil, en la que le informaron de la avería de la embarcación.

El operativo de búsqueda no tardó en ponerse en marcha desde el centro de Salvamento Marítimo en Almería. Un equipo de 35 profesionales dedicó la jornada de ayer a buscar a los 30 náufragos. Un helicóptero, el buque de salvamento Cataluña, dos embarcaciones y un avión del Servicio Aéreo de Rescate fueron movilizados en la operación. Mientras las horas transcurrían y la luz del día menguaba, el teléfono de la torre de control del puerto de Almería no cesaba de recibir llamadas de familiares de los pasajeros de la zódiac desde Francia y Marruecos.

A pesar de las horas transcurridas desde la llamada de auxilio, a las siete de la tarde de ayer el jefe de Salvamento Marítimo, Miguel Zea Gandolfo, se mostraba convencido del éxito de la operación: 'Tenemos la esperanza de encontrarlos. La temperatura del mar es elevada y la de fuera también. La embarcación es neumática y la flotabilidad está asegurada. Los operativos seguirán hasta que caiga la noche y reanudarán los trabajos con las primeras luces', aseguraba el coordinador.

Los integrantes del dispositivo de búsqueda sospechaban en la noche de ayer que la patera a la deriva podría hallarse más cerca de la zona marroquí del Mar de Alborán que de la española. Como en otras tantas ocasiones, las autoridades españolas comunicaron a las marroquíes la posibilidad de que en sus aguas existan compatriotas en apuros. Desde la orilla europea se desconoce si en el país vecino se inició una operación de búsqueda.

Si la situación no cambia, los operativos españoles solicitarán permiso hoy mismo a las autoridades marroquíes para continuar la búsqueda en su territorio.

El viento, que amainó por fin a última hora del lunes, podría permitir pasar la noche a los náufragos sin sobresaltos y esperar a que a primera hora de hoy comiencen de nuevo las labores de búsqueda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de julio de 2001