Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero y Pla impiden que Ábalos y Rubio abran una crisis entre los socialistas de Valencia

Las direcciones del PSOE y el PSPV desautorizan una reunión para destituir a Noguera de portavoz

Rafael Rubio y José Luis Ábalos tomaron ayer la decisión de convocar precipitadamente una reunión del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Valencia, en el que ambos son ediles, tras los cinco minutos de silencio en repulsa por los últimos asesinatos etarras. La intención de ambos, que confiaban en tener un amplio respaldo, era destituir a Ana Noguera como portavoz y que su puesto fuese ocupado por Ábalos, así como presentar la decisión de manera consumada a las direcciones del PSPV y del PSOE.

Con esta operación, José Luis Ábalos, que no ha conseguido hacerse un hueco como vicesecretario general en la ejecutiva de Joan Ignasi Pla y ha visto cómo la nueva situación interna le ha privado de los respaldos que obtuvo por parte de distintas comarcas en el último congreso de Alicante, intentaba mantener su feudo en Valencia y lograr proyección social. Por su parte, Rafael Rubio apostaba por consolidar de la mano de Ábalos y con la anuencia de los lermistas de la agrupación local su liderazgo orgánico en Valencia.

Sin embargo, la reunión convocada por Rubio y Ábalos fue desautorizada tajantemente por parte del propio secretario general del PSPV, Joan Ignasi Pla, y el secretario de Ciudades del PSOE, Álvaro Cuesta, que interrumpieron vía telefónica la reunión del grupo municipal socialista. Cuesta comunicó la situación al secretario del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero. La desautorización de la reunión se comunicó, además, personalmente a la mayoría de los 11 ediles.

La desautorización no hizo desistir a Rafael Rubio de plantear a los concejales la posibilidad de que José Luis Ábalos asumiese la portavocía municipal como solución a una crisis aireada desde dentro y basada en la lucha por las parcelas de poder. La propuesta cayó en el vacío, ya que ni siquiera los supuestos apoyos con que contaba el secretario local Rafael Rubio se atrevieron a desobedecer la directriz de la ejecutiva federal que restaba validez a cualquier decisión del grupo municipal. A partir de ese momento, Rubio rebobinó el discurso.

Al terminar, el secretario local explicó que 'la reunión del grupo municipal no tenía carácter decisorio porque así lo había solicitado la ejecutiva del PSPV'. 'No se ha planteado ninguna cuestión para votar', prosiguió Rubio, 'los 11 concejales nos hemos comprometido a realizar un esfuerzo para buscar una solución que pasa por que Ana Noguera siga de portavoz, que yo asuma esa condición o que lo haga José Luis Ábalos'. 'Cerraremos el asunto cuando toque, por ahora no ha cambiado nada. Ana Noguera es portavoz', sentenció.

Medidas de emergencia

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de julio de 2001

Más información