Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El antiguo responsable de Urbanismo del Consejo Insular de Mallorca reitera las denuncias por espionaje

El antiguo responsable de Urbanismo del Consell de Mallorca, Francesc Quetglas, que actuaba de portavoz del PSOE en el Parlamento de Baleares en la pasada legislatura, ha reiterado ante el juez de instrucción Enrique Morell su condición de 'víctima de un caso de espionaje político'. Quetglas indicó que 'existen dos pruebas' del supuesto pinchazo de su buzón de Internet, textos que iban dirigidos a él pasaron irregularmente a los ordenadores de la presidencia del Gobierno balear, durante el mandato de Jaume Matas, del PP.

Desde marzo de 2000 está abierta una investigación judicial por los delitos de descubrimiento y revelación de secretos, el denominado caso del pinchazo o Bitel, nombre de la empresa pública encargada de la red electrónica.

En su declaración, Quetglas identificó como propio y privado uno de los documentos archivados en los discos informáticos de la secretaría de Matas, un texto político que él recibió de la época de las primarias del PSOE, de abril de 1998. El documento, que nunca se publicó ni difundió en el partido, fue presuntamente desviado desde el buzón de Quetglas en el Consell de Mallorca -institución controlada por la izquierda y los nacionalistas- a un ordenador de la Presidencia del Gobierno.

El actual ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, cuando era presidente de Baleares, en octubre de 1998 exhibió en el Parlamento un informe del PSOE sobre Urbanismo, se jactó de que era 'interno' y alertó a Quetglas de que podía ser la posible fuente de la filtración. El Gobierno balear entregó hace dos meses en el juzgado una copia informática general de la red de Presidencia en la que se halló el texto del PSOE aludido. Para Quetglas y su abogado, el diputado Antonio Diéguez, 'esta prueba demuestra que el pinchazo existió y que el correo se abrió y se archivó'.

En 1998 y 1999, a lo largo de año y medio, todos los correos electrónicos que entraban en el ordenador del socialista Quetglas eran sistemáticamente rebotados, sin su conocimiento, al ordenador del gabinete del presidente Matas. Quetglas dirigía la estrategia de Urbanismo de Mallorca, materia que era objeto de una gran disputa política con el Gobierno balear del PP.

El PP sostiene desde 2000 que este asunto es 'una tontería' y 'un montaje'. El ministro Matas ha declarado sobre este tema: 'Cualquier persona puede recibir un correo electrónico de manera equivocada, por accidente o de manera esporádica. No niego que haya ocurrido, no lo sé; si niego que haya cualquier responsabilidad política en ello'. Esta tesis de la equivocación es la base de la defensa.

El juez ha interrogado también a dos técnicos de la empresa servidora de Internet, que insistieron en la argumentación del error. La acusación, por otra parte, solicitó que se retirara la condición de imputadas a las tres secretarias del ex presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de julio de 2001