Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush niega clemencia al hispano Garza, que será ejecutado hoy en EE UU

Es la segunda ejecución federal desde 1963

Ocho días después de la ejecución del terrorista de ultraderecha Thimoty McVeigh, el hispano Juan Raúl Garza, condenado por tres muertes en un asunto de tráfico de drogas, tiene hoy cita con el verdugo en la penitenciaria federal de Terre Haute (Indiana). Garza, nacido en México hace 44 años pero nacionalizado estadounidense, puede convertirse en la segunda persona ejecutada por el Gobierno de EE UU tras una moratoria de hecho que duraba desde 1963.

El Tribunal Supremo de EE UU rechazó ayer una petición para aplazar la ejecución de Garza. Sus abogados argumentaron que al jurado no se le planteó la posibilidad de escoger otro castigo: la cadena perpetua sin posibilidad de remisión de condena. Si se les plantea esta alternativa, los jurados escogen en numerosos casos que el acusado pase el resto de sus días entre rejas, señalaron sin éxito los abogados. Pero el Supremo de EE UU no se había pronunciado anoche sobre una segunda demanda de aplazamiento, basada ésta en que EE UU no cumplió las cláusulas de la Organización de Estados Americanos en el caso Garza.

Garza, que nunca ha negado su vinculación con tres asesinatos cometidos en 1990 y 1991 cuando dirigía una red de tráfico de marihuana, sólo contaba anoche con la posibilidad de una intervención de última hora del Supremo de EE UU o del presidente George Bush. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió a Bush que detenga el brazo del verdugo. También lo hizo el propio Garza, con el argumento de que las estadísticas demuestran que la pena de muerte a escala del Gobierno federal se aplica de modo discriminatorio contra las minorías negra e hispana.

Pero el Departamento de Justicia rechaza que exista discriminación y asegura que si mucho más de la mitad de los condenados a muerte por tribunales federales son negros e hispanos, esto es debido a que esos colectivos también están sobrerrepresentados en delitos como el narcotráfico y el crimen organizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de junio de 2001