Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yasir Arafat viaja a Madrid para reunirse hoy con Aznar

Una muestra de que la tensión entre israelíes y palestinos se ha reducido es que el presidente Yasir Arafat, que durante cerca de una semana estuvo confinado por las autoridades israelíes en Ramala, recuperó ayer la libertad de movimientos, gracias a lo cual pudo asistir en Amán a una reunión del Comité de Seguimiento de la Intifada. Arafat se desplazó también ayer a Madrid, donde se entrevistará hoy con el presidente del Gobierno, José María Aznar.

Por otra parte, el primer ministro israelí, Ariel Sharon, y su ministro de Exteriores, Simón Peres, firmaron ayer un alto el fuego. Con este pacto se da provisionalmente por zanjada la crisis abierta en el Gobierno el domingo, cuando varios de sus miembros se enfrentaron sobre la manera de solucionar el conflicto palestino, después de que Sharon prohibiera a Peres participar en una cumbre tripartita con el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y Arafat en Ramala.

Los dos dirigentes alcanzaron el compromiso de 'no agresión' el domingo por la noche. Sharon dio luz verde a Peres para que efectúe los contactos y las reuniones que crea convenientes con los dirigentes palestinos, incluido con Arafat, con el único requisito de informar previamente al primer ministro.

Ciertos síntomas de distensión se detectaron también ayer en los territorios autónomos, donde se vivió ayer el sexto día de tregua, relativamente pacífico, a pesar de la muerte de dos colonos judío, uno de ellos responsable de los servicios de seguridad de un asentamiento. Los colonos fueron tiroteados mientras circulaban por una carretera del norte de Cisjordania. La operación fue reivindicada por la misma milicia de Al Fatah que hace dos semanas mató a otro responsable de vigilancia en una colonia cercana. También falleció un palestino herido el domingo por soldados israelíes.

Israelíes y palestinos, sin embargo, continuaban ayer enzarzados en una polémica sobre el alcance del alto el fuego. Los israelíes reclaman el fin de las hostilidades para dar un paso adelante en el proceso de pacificación, mientras que los palestinos exigen el levantamiento del cerco y de los controles en las carreteras de Cisjordania y Gaza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de junio de 2001