Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gasto real de I+D del Gobierno catalán ha caído un 15,6% desde 1993

La inflación neutraliza el esfuerzo público

El último programa electoral de Convergència i Unió (CiU) preveía como meta una inversión en (I+D) en el año 2004 equivalente al 2% del PIB catalán. Este nivel significaría acompasar, por fin, el ritmo catalán al europeo: de media, en la Europa comunitaria el peso en el PIB de la investigación y el desarrollo casi roza el 2%.

El último Plan de Investigación de Cataluña, elaborado por la Comisión Interdepartamental de Investigación e Innovación Tecnológica (CIRIT), desinfla las ambiciones iniciales, ya que rebaja este objetivo para los próximos cuatro años a un 1,4%.

Fuentes de la Generalitat explican este cambio aduciendo que, en el programa de CiU, 'se incluía, además del I+D, la innovación'. De hecho, lo mismo le ocurre al Gobierno español: su listón de que estas inversiones alcancen el 2% del PIB incluyen las de innovación. Sin ellas, el listón baja a un 1,29%. 'Aun así, la meta del 1,4% para Cataluña, que es razonable y alcanzable, no será fácil de lograr', admite Antoni Oliva, director general de la CIRIT.

En todo caso, el compromiso con los electores de la coalición que gobierna en Cataluña no sólo consiste en 'estimular' la inversión privada en I+D, sino también en 'incrementar la contribución pública'.

De los 187.976 millones de pesetas invertidos en I+D en 1999 -no están disponibles los datos del año 2000-, el 60% correspondió al sector privado y el resto, el 25% lo puso la Generalitat. Esta proporción se ha mantenido más o menos constante en los últimos años.

Existen dos modos de evaluar el gasto en I+D de los departamentos de la Generalitat. A partir de 1993, año en el que arranca el anterior plan de investigación para Cataluña, o a partir de 1996, año al que se remonta el último plan de investigación. En ambos casos, el crecimiento real de las inversiones en I+D ha sido negativo si se tienen en cuenta la inflación y el aumento del PIB, aunque se nota un aumento en la segunda mitad de la década de 1990 y, en particular a partir del año 1998.

Los planes de investigación se pusieron en marcha una vez quedó claro que el Estado no transferiría a la Generalitat los recursos de I+D, 'algo con lo que no contaba el Gobierno catalán cuando se creó la CIRIT', explica Oliva.

Entre 1993-1999, el aumento de las inversiones de los departamentos en pesetas corrientes (incluyendo la inflación) fue del 36,6%; en pesetas constantes (una vez descontada) fue del 8,4% y, considerando el crecimiento del PIB catalán, el resultado es un descenso del 15,6%.

Reducción del Comisionado Este retroceso es todavía más impactante en el caso concreto del Comisionado para la Sociedad de la Información (SI) y el Departamento de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información (DURSI) -en teoría, el que debería ser puntero en este tipo de inversiones-. Su gasto real se contrajo un 39,7%.

En este primer periodo analizado no están contabilizados los gastos en I+D de las universidades que, por el contrario, sí se han sumado en el segundo periodo analizado. La Generalitat lo explica alegando que el Instituto Nacional de Estadística (INE) también las tiene en cuenta en sus tablas y que tiene transferidas las universidades. Hay que tener en cuenta que en el caso del gasto de las universidades no se refiere al presupuestado, sino a un cálculo de la parte del sueldo de los profesores destinado a investigación.

Inversiones de las universidades incluidas, en el segundo periodo analizado (1996-1999) la reducción del peso del I+D (que creció en estos años un 19,5% en pesetas corrientes) es menor: de un 2,9%. Excluyendo las universidades, el resultado es un aumento real del 5%.

El pasado miércoles, el presidente catalán, Jordi Pujol, destacó el esfuerzo que el plan de investigación recién iniciado va a suponer, y subrayó el aumento prevsito del 13% del peso total del I+D (público y privado) en el PIB catalán. La voluntad de un ritmo ascendente queda reflejada en el dinero destinado a la Dirección de Investigación prevista para 2001, y que asciende a 8.500 millones de pesetas, 1.000 millones más que el año pasado.

Aun así, para la oposición socialista la Generalitat no ha cumplido con sus deberes en esta materia, y critica, en particular, que, incluso sin tener en cuenta la inflación, el gasto en I+D del DURSI sea prácticamente el mismo hoy que hace siete años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de junio de 2001