Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional excarcela a Pepe Rei por entender que no marcó objetivos a ETA

Los abogados defensores han sido convocados para comunicarles la resolución del tribunal

La Sección Cuarta Penal hará pública hoy su decisión de estimar el recurso de apelación de Pepe Rei contra las dos ordenes de prisión dictadas por los jueces Baltasar Garzón y Juan del Olmo el pasado mes de enero. Garzón le ha procesado además por un delito de integración en banda terrorista, pero la decisión sobre la apelación contra el procesamiento se producirá más adelante. Los abogados personados en la causa recibieron ayer una comunicación de la oficina judicial de la Sección en la que se les convoca para las 11.00 horas de hoy para notificarles la resolución.

El magistrado Juan José López Ortega, ponente de la resolucióna, y el presidente de la Sección Cuarta, Carlos Cezón, han aceptado el recurso del abogado Iñigo Iruin, defensor habitual de presos de ETA, quien reclamó la excarcelación de Rei por motivos de salud y porque, en su opinión, no existen indicios suficientes para calificar los hechos que se le imputan como amenazas, colaboración o pertenencia a banda armada.

Estos dos magistrados son los mismos que el pasado mes de abril revocaron otro auto del juez Baltasar Garzón y excarcelaron al abogado de las Gestoras Pro Amnistía Txema Matanzas y a otros siete dirigentes de Ekin, con el argumento de que no existían documentos de ETA o Ekin que permitiesen establecer de forma directa la vinculación entre ambas organziaciones. Un tercer magistrado, Antonio Díaz Delgado, formuló un durísimo voto particular en el que ironizó sobre la intención de la banda de utilizar 'luz y taquígrafos' para anunciar sus fines terroristas.

En esta ocasión, el magistrado Carlos Ollero Butler formulará un voto particular concurrente, en el que se muestra de acuerdo con la excarcelación de Rei, pero sólo por motivos de salud, y no por otra consideraciones.

En la vista de apelación contra la prisión de Rei, celebrada el pasado 17 de mayo, la defensa solicitó al tribunal que fuera puesto en libertad basándose principalmente en su estado de salud, por el que ha tenido que ingresar en dos ocasiones en el hospital Doce de Octubre desde que fuera encarcelado el pasado 19 de enero.

Iñigo Iruin se apoyó también en la doctrina esgrimida por el mismo tribunal en otros autos que decretaron la puesta en libertad de Elena Beloki, presunta dirigente del aparato de relaciones internacionales de ETA, Xaki, y las excarcelaciones de otros acusados en esa misma causa.

El fiscal adscrito al caso, Enrique Molina, pidió que se mantuviera en prisión a Rei debido a su reiteración delictiva, dado que continúa con su labor de señalamiento de objetivos de ETA a través de la revista Ardi Beltza. Molina explicó que la reincidencia de Rei se ha producido a pesar de haber pagado una fianza de dos millones de pesetas para eludir la prisión que acordó Garzón en la causa en que clausuró el diario Egin.

Además, señaló que en Ardi Beltza han aparecido datos sin importancia informativa de personas contra las que ETA ha atentado después.

El anuncio de la excarcelación de Rei por el mismo tribunal que viene revocando sistemáticamente las resoluciones de Garzón ha causado honda preocupación en medios judiciales y de gobierno de la Audiencia Nacional, sobre todo ante el temor de que los procesamientos corran la misma suerte. Dichos medios argumentan que la revocación de los procesamientos equivaldría a una sentencia absolutoria anticipada, que cerraría la vía a que un tribunal distinto a la Sección Cuarta juzgase a Pepe Rei por su supuesta pertenencia a ETA y por amenazas terroristas.

Pepe Rei, según Garzón, utiliza con la revista Ardi Beltza 'el mismo sistema de información, señalamiento y estigmatización de personas y objetivos' que utilizaba cuando dirigía el equipo de investigación del desaparecido diario Egin, 'manifestando así una clara continuidad en su actuar presuntamente delictivo'.

Las informaciones que se publican en Ardi Beltza, según Garzón, parecen elementos dirigidos 'a centrar o ubicar espacial y temporalmente a personas para, amén de estigmatizarlas, fijarlas como objetivos de la organización terrorista'.

Desde su aparición en enero de 2000, la revista Ardi Beltza ha publicado datos de unas 400 personas, de las cuales 116 figuran en informaciones intervenidas a comandos de la banda terrorista. De entre éstas, varias han sido objetivos de atentados por parte de la organización armada o de actos de violencia callejera a cargo de la organización juvenil Haika.

A pesar de tener una difusión limitada a través de suscripción, ejemplares de Ardi Beltza han sido sistemáticamente hallados en poder de miembros de la banda terrorista 'como elemento idóneo de identificación de objetivos'. Entre las personas citadas por Rei destacan banqueros, empresarios, políticos y, sobre todo, 'determinadas empresas y profesionales de los medios de comunicación que se han caracterizado por su rechazo activo y abierto de la violencia terrorista de ETA'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de junio de 2001