400 personas se manifiestan en Huétor y piden medidas contra la violencia doméstica

El asesino de Carmen Ortega sufre Alzheimer

La manifestación partió de la Plaza del Ayuntamiento y concluyó en la de la Cañadilla donde el alcalde leyó una moción aprobada previamente por unanimidad por todos los grupos municipales. Los ayuntamientos de la Mancomunidad del Río Monachil se adhirieron a la marcha, así como la Consejería de Asuntos Sociales y los centros de la Mujer de la provincia. La manifestación, que transcurrió en silencio, iba precedida por una pancarta con un texto tan sinóptico como rotundo: 'No a la violenciade género. Basta ya'.

La moción aprobada por el pleno municipal insta a los poderes públicos, 'en especial al Gobierno de la nación' a aprobar una ley 'integral contra la violencia de género como medida para luchar contra el delito encubierto más grave y numeroso que a nivel mundial se comete', como es la 'muerte reiterada de mujeres a manos de sus maridos y compañeros'.

Los grupos políticos representados en Huétor Vega (PSOE, PP y PA) también expresaron su repulsa por los 'crímenes que ocurren contra las mujeres' con la misma contundencia que 'se realiza la repulsa y condena a los asesinatos cometidos por ETA'.

Carmen Ortega López, de 73 años, fue arrojada a la piscina de su casa por su marido, Armando Batista Rodríguez, de 77, quien luego la golpeó en la cabeza con una barra metálica hasta que le causó la muerte. El crimen ocurrió el miércoles pasado. Para conseguir la apariencia de un accidente Armando Batista limpió los rastros de sangre, se cambió de ropa y envenenó al perro de ambos, al que también lanzó al agua. Luego se paseó por diferentes lugares públicos de Huétor Vega y Granada con idea de conseguir una coartada.

Cuando volvió a su casa se hizo de nuevas y llamó a la Guardia Civil. Su ardid no le sirvió de nada, ya que los investigadores encontraron manchas sanguinolientas, el trozó de cañería con que fue golpeada la mujer y la dentadura de ésta, que salió despedida fuera de la piscina.

El juez instructor ordenó ayer la prisión incondicional para Batista, funcionario de prisiones jubilado, pese a que el forense, tras un reconocimiento médico, concluyó que no puede ser imputado penalmente ya que padece la enfermedad de Alzheimer. El magistrado ha encargado un segundo examen al departamento de salud mental de la cátedra de Medicina Legal de Granada.

La violencia contra las mujeres es cada vez más frecuente. La Guardia Civil dio ayer a conocer un nuevo caso. Un hombre de 20 años fue detenido en La Zubia (Granada) después de herir con un cuchillo a dos mujeres, de 22 y 25 años de edad, que se encontraban en el domicilio de su novia. Una de las heridas, que sufrió un corte profundo en la mano, compartía piso con la compañera del supuesto agresor.

La segunda víctima fue sorprendida en el cuarto de baño. Allí el detenido le infligió una cuchillada en la ingle. Las dos mujeres fueron evacuadas al hospital de Traumatología donde los médicos le atendieron de lesiones graves.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción