Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un título para un sector puntero

La relevancia del turismo en la economía española contrasta con su peso universitario, según expertos

Pese a que España es un país en el que el turismo es la piedra angular de sus ingresos económicos, 'este sector ha llegado tarde a la Universidad', afirma con rotundidad Fernando Vera, director del título superior de Turismo de la Universidad de Alicante. Sin embargo, la comunidad docente, siempre sensible a las constantes demandas de la sociedad, se lanzó a atender la urgencia de la patronal de este sector: la especialización de los profesionales del turismo. Así, las comunidades preferidas como principales destinos turísticos españoles -Baleares, Comunidad Valenciana, Cataluña, Asturias y Madrid- fueron las pioneras en la implantación no ya sólo de la diplomatura, sino también del título superior en Turismo, aún sin homologar por parte del Consejo de Universidades.

Sorprende que el sector turístico, pese a su relevancia en la economía española, no reciba un 'reconocimiento paralelo en el ámbito universitario', continúa Vera, 'por lo que deberíamos realizar un esfuerzo para dar una respuesta a los retos del turismo'. Reconoce que en los últimos cinco años, se ha dado un paso de gigante en este terreno, 'pero todavía queda mucho por hacer'.

Cuatro son ya las promociones que han salido de la joven Escuela Oficial de Turismo de la Universidad de Alicante, creada durante el curso académico 1994-1995; aunque la diplomatura oficial llegaría dos años más tarde. La garantía de obtener un empleo, incluso antes de concluir los estudios, supone que cerca de 400 estudiantes queden cada año excluidos de las 300 plazas ofertadas en el campus de San Vicente del Raspeig.

Un total de 1.200 estudiantes pasaron por las aulas de Filosofía y Letras, facultad donde se imparten las materias de la diplomatura de turismo. Una preparación que posibilita al estudiante especializarse en hoteles y restaurantes; agencias de viaje y oferta complementaria, así como planificación turística.

'La diplomatura en turismo nace con el propósito de adaptar el perfil profesional de los futuros diplomados a las necesidades reales de la empresa y las administraciones turísticas', explica la directora de la Escuela, Concepción Bru.

Las materias y asignaturas se distribuyen en cuatro bloques formativos: materias instrumentales -con especial incidencia en los idiomas-; materias específicas de turismo -gestión y producción de alojamiento y restauración-; gestión de agencias de viajes, y el practicum -prácticas en hoteles, agencias de viaje y restauración. Los diplomados en turismo pueden optar a un puesto en empresas de alojamiento, empresas de comercialización de productos turísticos, firmas de restauración y catering, entre otros.

Sin embargo, 'este ciclo formativo se queda corto; nos quedamos a medio camino', considera Mariana Álvarez, representante de los alumnos de la diplomatura de Turismo. 'El diplomado en Turismo, con una preparación multidisciplinar, goza de plenas garantías para incorporarse con éxito al mercado laboral', estima Concepción Bru. No obstante, según apunta Mariana Álvarez, 'es imprescindible la implantación del título superior para abordar aquellas facetas que no se tratan durante los tres años de la diplomatura'.

En 1997, la Universidad de Alicante, junto con otras seis instituciones académicas de España, se adelantaron en la implantación del título superior de Turismo, una carrera que no está homologada por el Consejo de Universidades. 'Ésta es nuestra principal aspiración', declara el director del título superior de Turismo, Rafael Vera. 'Durante esta fase, los estudiantes adquieren una mayor especialización en la gestión de empresas turísticas', matiza. Aquéllos que logran finalizarlo alcanzan 'un alto grado de cualificación'.

Vera insiste en la necesidad de la homologación de este título, e incluso apuesta por un tercer ciclo que toque la aplicación de las nuevas tecnologías en este sector. Y es que 'los niveles educativos no están a la altura de lo que deberían estar', reitera.

Mariana Álvarez, representante del alumnado, aprecia que los idiomas es la principal asignatura pendiente de los estudiantes españoles en esta rama, una circunstancia que contrasta con la de sus compañeros europeos, capaces de hablar con fluidez al menos dos lenguas. Álvarez declara que los estudiantes son conscientes del dinamismo del sector turístico, que les hace muy receptivos a cualquier iniciativa que 'les ayude a estar a la última en su ámbito'. Así, por ejemplo, en los últimos años, los deportes se han revelado como un filón que atrae a un turismo de alto poder adquisitivo. Los expertos ya se preparan para las nuevas conquistas, como quedó de manifiesto durante el I Congreso Nacional de Estudiantes de Turismo, celebrado en la Universidad de Alicante a lo largo de este fin de semana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001