Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Diplomaturas que se hacen mayores

Las universidades piden homologar los estudios Trabajo Social, Magisterio y Enfermería a la UE

En los pasillos de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Valencia podían verse a finales de la semana pasada carteles con la leyenda Trabajo Social. Licenciatura ya rodeando del conocido símbolo de 'avance' (dos puntas de lanza) de los aparatos electrónicos, a la vez que se celebraba una jornada para debatir y explicar la campaña a favor de la reación de la licenciatura de Trabajo Social. Al mismo tiempo, en la Universidad de Alicante, que también cuenta con esta carrera de tres años, los estudiantes se manifestaban con idéntica reivindicación como lema y recogían firmas de respaldo testimonial a sus demandas.

Se trata de una escena que, con diferentes elementos, se repite. Antes fueron Enfermería, Fisioterapia o Magisterio. En ésta última, estudiantes y profesores ponían por delante de la recogida de firmas el lema 'Porque del maestro de hoy depende la sociedad del mañana'. Ahora son Trabajo Social o Turismo, carreras de características y objetivos bien diferentes, las diplomaturas que elevan la voz para alcanzar la categoría de estudio superior con carácter oficial, grado que permite, además de una mayor cualificación profesional, la posibilidad de avanzar en el campo de la investigación o realizar un doctorado específico, así como la homologación con los estudios de la Unión Europea.

En todos los casos se trata de diplomaturas que quieren crecer, en consonancia con el desarrollo de la misma sociedad, y 'hacerse mayores'. En algunos, son las propias universidades las que, utilizando todos los recursos a su alcance, han propiciado la creación de un segundo ciclo para ofrecer estudios de carácter superior. Es el caso de la titulación de Enfermería en Alicante, que ya ha generado una primera promoción de licenciados, o la de Magisterio que ofertará en corto plazo como licenciatura en Cataluña, según destaca el director de la Escuela de Magisterio de la Universidad de Valencia, Bernardo Gómez. Ambos títulos tienen carácter 'propio' de la universidad, pero no reconocido a nivel oficial que es la aspiración de sus promotores para que tengan validez en las Administración públicas, entre otras razones. Y es que, como señala el título IV de la Ley Orgánica de Reforma Universitaria (LRU), 'El gobierno, a propuesta del Consejo de Universidades, establecerá los títulos que tengan carácter oficial y validez en todo el territorio nacional, así como las directrices generales de los planes de estudio que deban cursarse para su obtención y homologación'. Ésa es, pues, la aspiración de los estudiantes de Trabajo Social, Enfermería o Magisterio de toda España: que el Gobierno abra la puerta a un título oficial de grado superior, válido en todo el Estado y, por extensión, en países de la Unión Europea, en la medida que converjan los sistemas universitarios de los países miembros. En parte, y según distintas fuentes, para el Ejecutivo el desafío no es sólo académico, sino también económico, ya que se trata de profesiones con fuerte peso en el sector público y no es igual el sueldo de un técnico medio que el de un técnico superior.

Las aspiraciones de otras diplomaturas tienen respuesta más fácil, como es el caso de Relaciones Laborales, implantada en las universidades de Valencia, Jaume I y Alicante, que han solicitado de la Consejería de Educación la licenciatura en Ciencias del Trabajo. Se trata un segundo ciclo ofertado en otras universidades públicas españolas, aunque está abierto a titulados de otras carreras (incluidas Trabajo Social, Empresariales o Psicología). Pero, incluso en este caso, la pelota está en el tejado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001