Rabat rechaza las 'presiones y el regateo' en su relación con España

El Gobierno marroquí manifestó ayer su rechazo de 'la lógica de las presiones y del regateo' fomentado por España. Rabat reaccionó así a la declaración que hace cinco días hizo el presidente José María Aznar advirtiendo de que la ruptura de la negociación pesquera con Marruecos tendrá 'consecuencias' sobre la relación que este país mantiene con España y con la Unión Europea.

'La política de amenazas y de intimidación', declaró a la agencia oficial MAP Mina Tounsi, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, 'no es consecuente con las palabras, expresadas en múltiples ocasiones por el Gobierno español, sobre el espíritu de cooperación y los lazos de amistad y de buena vecindad que deben caracterizar la relación hispano-marroquí'.

Más información

'Estado independiente y soberano, el reino de Marruecos privilegia (...) el diálogo positivo y la negociación constructiva', añadió Tounsi quién negó que Rabat fuese responsable del fracaso de las conversaciones pesqueras.

Tras las declaraciones de Aznar, el rey Mohamed VI envió el viernes a Madrid a sus ministros de Asuntos Exteriores, Mohamed Benaissa, y de Interior, Ahmed Midaui, quienes se entrevistaron con sus homólogos españoles. La delegación marroquí no hizo declaraciones durante su estancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0030, 30 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50