Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces anulan parte del plan del delta del Ebro

El Tribunal Superior da la razón a los ecologistas y considera que la zona ha de preservarse

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha anulado parcialmente varios apartados del plan director del delta del Ebro que prevén construir zonas residenciales y un hotel en Sant Jaume d'Enveja, Deltebre y Amposta. Los jueces razonan que esas construcciones no están justificadas, afectarían gravemente al ecosistema que se quiere proteger y son contrarias a otras leyes del Gobierno catalán.

El Plan director de coordinación del delta del Ebro fue aprobado provisionalmente el 6 de noviembre de 1995 mediante un acuerdo del consejero de Política Territorial y Obras Públicas. La Liga para la Defensa del Patrimonio Natural (Depana) y la Sociedad Española de Ornitología recurrieron y ahora, cinco años y medio después, la justicia les ha dado parcialmente la razón. En este sentido, la sentencia del TSJC declara nulas tres previsiones contenidas en el plan: la urbanización de la zona conocida como Els Salobrars del Nen Perdut, en Deltebre, la reserva de suelo para uso residencial en la confluencia del Ebro con el brazo de Migjorn, en Sant Jaume d'Enveja, y la construcción de un hotel en los yermos de la Tancada, en Amposta (Montsià).

La sentencia dictada por la Sección Segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJC aboga por que se produzca un 'desarrollo sostenible', que combine 'el crecimiento económico y la preservación del medio ambiente'. En ese sentido, se afirma que el plan del delta del Ebro que aprobó la Generalitat es 'una ocasión perdida para la definición y delimitación más concreta de los intereses en juego' en una zona geográfica de 11.530 hectáreas, 'de tanta relevancia por sus valores medioambientales, agrícolas, pesqueros y turísticos que hay que tener en cuenta'.

En cuanto al análisis concreto del plan, el Tribunal Superior considera que no existe 'ninguna justificación razonable' que explique la reserva de terreno para usos urbanizables en el término de Sant Jaume d'Enveja. La sentencia recuerda que el área elegida es limítrofe con la isla de Buda, una zona 'de reconocidos valores faúnicos' que podría resultar afectada y que está protegida por otras leyes del Gobierno catalán. Además, precisan los jueces, en las zonas contiguas al casco urbano de Sant Jaume existen todavía varias zonas en las que se podría urbanizar sin perjudicar el medio ambiente.

En cuanto a la zona de los yermos de la Tancada, en Amposta, en la que se había previsto construir un hotel, la sentencia recuerda que es una zona de marismas muy poblada por aves y toros completamente virgen. Por eso, los jueces afirman que resulta contradictorio que un plan que pretende preservar el parque natural del delta del Ebro prevea esa construcción.

Directiva europea

Finalmente, en la zona de los Salobrars del Nen Perdut, donde se había proyectado otra zona residencial, la sentencia recuerda que la mayoría de esos terrenos salinos y de las especies vegetales están protegidos por la directiva 94/43 de la Unión Europea. Pero no sólo eso. Los jueces recuerdan también que el Plan de Espacios de Interés Natural (PEIN) que redactó la Generalitat en 1992 incluyen la protección de 70 hectáreas de terrenos que ahora se verían afectados. La sentencia subraya, además, que tres informes oficiales aconsejaban mantener intacta la zona, con lo que los jueces concluyen que 'el plan director del delta del Ebro, al introducir tan importantes modificaciones en los límites de un espacio de interés natural ha quebrantado el principio de jerarquía normativa'.

La sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, contiene dos votos particulares de los magistrados José Manuel Bandrés y Fernanda Navarro, en los que explican que el tribunal todavía debería haber sido más contundente y, según los mismos argumentos empleados, anular por completo todo el plan del delta del Ebro, en el que se prevé, entre otros proyectos, la construcción de un puerto deportivo. Depana declinó ayer pronunciarse sobre la sentencia y se remitió a una rueda de prensa de mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de abril de 2001