Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Intifada palestina sigue viva en Jerusalén

El ministro de Seguridad Interior del Gobierno de Israel, el nacionalista Uzi Landau, propuso ayer intensificar los bombardeos contra los palestinos, efectuando ataques aéreos 'día y noche, sin interrupción', hasta que 'comprendan que no gozan de impunidad'. La sugerencia de este portavoz del Gabinete ultranacionalista de Ariel Sharon ha provocado la indignación y alarma del presidente Yasir Arafat, que ha pedido urgentemente al secretario general de la ONU, Kofi Anan, su protección.

Esta escalada de la tensión en los territorios autónomos es especialmente grave en Gaza, donde se vive un 'clima de guerra', según aseguraban ayer fuentes gubernamentales israelíes. Las mismas fuentes mostraban su preocupación por el cambio de las tácticas bélicas utilizadas hasta ahora por los palestinos, que parecen cada vez más dispuestas a arrinconar las piedras, cócteles mólotov o fusiles, y han empezado a empuñar otras armas más efectivas y contundentes, como los morteros de 81 milímetros, de fabricación casera, similares a los utilizados por el Ejército Clandestino Israelí durante la guerra de la independencia.

Las declaraciones del ministro Landau a la radio estatal israelí se difundían pocas horas después de que una escuadrilla de helicópteros bombardeara, por cuarto día consecutivo, el norte y el sur de la franja de Gaza, en represalia por los ataques de los palestinos a varios asentamientos israelíes de la zona, con obuses de mortero. El fuego de los misiles israelíes destruyó al menos dos cuarteles y oficinas de la policía palestina, pero además arrasaron algunas infraestructuras civiles, entre ellas diversos transformadores de electricidad, dejando sin suministro amplias zonas de Gaza.

Cambio de estrategia

Las autoridades militares israelíes afirman que guerrilleros del movimiento libanés de Hezbolá son los artífices de este cambio de estrategia militar palestina, ya que los han asesorado en la fabricación y utilización de los morteros. La trayectoria parabólica de los obuses de los morteros permite a los palestinos salvar los sistema de defensas construidos hasta ahora por el Ejército de Israel alrededor de los asentamientos y cuarteles, efectuando así ataques mucho más precisos e inquietantes. El temor del mando militar israelí es que este tipo de armamento se utilice en Cisjordania, poniendo en peligro la tranquilidad de las ciudades próximas a la línea verde sin necesidad de entrar en ellas.

Frente a las nuevas tecnologías de combate de la guerrilla palestina, Israel parece dispuesto a desenfundar todo su arsenal aéreo a fondo, especialmente sus 136 helicópteros de combate, utilizados ya sin éxito, durante 22 años en el sur de Líbano. Estos aparatos, capaces de efectuar vuelos de hasta tres horas, están dotados con baterías de 16 misiles y ametralladoras de 50 milímetros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de abril de 2001