Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barcelona endurece las acciones contra los 'niños de la calle' que delinquen

Los menores inmigrantes serán internados en centros oficiales

Hasta ahora, la medida de internamiento sólo se recomendaba cuando se trataba de delitos graves; si no era así, se llevaba a los menores a centros abiertos de la Generalitat que podían abandonar cuando querían. Sin embargo, desde hace dos semanas, los fiscales de menores piden a los jueces el internamiento en centros públicos cuando las fechorías se cometen reiteradamente.

El fiscal jefe del Tribunal Superior de Cataluña, José María Mena, explicó ayer, al término de la reunión de la Junta de Seguridad de Barcelona, que el internamiento de este tipo de delincuentes menores se realiza no como medida de represión, sino de 'reeducación' y, sobre todo, para facilitar que esos niños abandonen el hábito de esnifar colas.

Hasta el verano pasado, ese colectivo de niños, que se renueva y cambia con rapidez, solía estar organizado para cometer pequeños delitos en las zonas turísticas de Barcelona, sobre todo en el Casc Antic. Pero últimamente, algunos grupos han cambiado de escenario y ahora asaltan a los turistas que pasean por la montaña de Montjuïc, un paraje más solitario y con menos policía. Además de cambiar de escenario, también han aumentado la violencia en sus asaltos, algo que denuncian entidades vecinales de la zona y operadores turísticos. Hace dos meses, una turista japonesa fue abordada por un grupo de cuatro niños que la rociaron con un líquido y amenazaron con prenderle fuego. Hace unos días, un turista británico sufrió una paliza por parte de menores inmigrantes. Mena explicó que la media de detenciones de menores inmigrantes es de unas 10 diarias.

Fuentes policiales explicaron que la noticia de que ahora los menores inmigrantes que delincan podrán ser internados hasta que un juez disponga lo contrario, ya ha empezado a correr y algunos de esos adolescentes han optado por irse de Barcelona. La reincidencia de ese tipo de delincuencia y la alarma que está originando entre la ciudadanía es lo que ha motivado el cambio de actitud tanto de las autoridades judiciales como de las gubernativas.

'Estamos convencidos de que estas medidas se notarán', afirmó Mena, quien aseguró que la Generalitat se ha comprometido a aumentar el número de camas en sus centros. Desde Justicia, departamento del que dependen los centros de internamiento, se objeta que harán falta medios. Los problemas ya han empezado a notarse en algunos centros de la Dirección de Atención al Menor, como en Els Til.lers, donde la junta directiva ha presentado la dimisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de abril de 2001