MERCADOS

Las bolsas mundiales alivian una semana de fuertes caídas con una jornada de ganancias

Madrid recuperó en la sesión casi el 2,91%, mientras el índice Ibex-35 ganó el 3,27%

La capacidad de reacción de los mercados de valores ante la evolución de la situación económica quedó ayer en entredicho, al limitarse a un movimiento técnico al que le faltó profundidad y el apoyo del dinero, a pesar que los precios tan bajos ayudaban a comprar. La Bolsa de Madrid recuperó el 2,91%, pero en el conjunto de la semana cede el 4,79% y se mantiene con una pérdida anual del 4,36%. El Ibex 35 ganó ayer el 3,27%, pero también pierde en la semana un 5,16% y en el año el 3,29%. La bolsa española es, en cualquier caso, la que menos pierde en el año entre las grandes.

El reconocimiento de que la crisis estadounidense puede tener mucho más impacto del previsto inicialmente sobre la economía de la UE, aunque aún no se tienen cifras concretas, ha calado hondo en el ánimo de los inversores, que ni siquiera se atreven a efectuar operaciones intradía aprovechando el desplome de las cotizaciones. La opinión más generalizada es la de que los mercados se han desfondado y que hará falta una recuperación seria de los mercados de Estados Unidos para que el dinero aparezca otra vez en las bolsas españolas.

Más información

La mayoría de los grandes valores españoles abandonó la zona de mínimos anuales en que había caído en los dos últimos días, pero sin que las compras que se produjeron consiguieran recuperar, al menos, las pérdidas del jueves. La concentración de la contratación en muy pocos valores convertía en una aventura un tanto arriesgada la toma de posiciones en valores para los que escasea el dinero. La explicación a esta negativa a comprar gangas está en la enorme volatilidad de los mercados estadounidenses, que en muy pocos minutos son capaces de dar un vuelco total a su dirección.

Los índices Dow Jones y Nasdaq de la Bolsa de Nueva York ofrecían avances de alrededor del 1% a una hora del cierre, pero después de numerosos altibajos que incluso frenaron, a la apertura, la orientación alcista de los mercados europeos. Las cifras no contentaban a los inversores tras haber visto diferencias de hasta el 4% en las sesiones anteriores.

Los analistas estadounidenses se encuentran en una especie de zona de sombra a la que no llegan señales desde el sistema económico y están totalmente divididos sobre la actitud de la Reserva Federal, algo sorprendente en un colectivo acostumbrado a mirar exclusivamente hacia adelante.

Las advertencias que efectuó el presidente de la Reseva Federal, Alan Greenpan, sobre los excedentes empresariales y los necesarios ajustes de producción han sido como la confirmación de una crisis mucho más larga de lo incialmente previsto. Muchas de las grandes empresas de Estados Unidos han comenzado ese ajuste de producción anunciando el despido de una buena parte de sus plantillas, lo cual no es un buen dato para que los inversores recuperen la confianza en el mercado. Incluso la esperanza en una rápida recuperación después de una fuerte caída empieza a perder seguidores en Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 23 de marzo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50