Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcos rompe el diálogo con congresistas mexicanos y decide volver a Chiapas

La decisión sorprende a la clase política

"No marchamos para suplicar o negociar un espacio digno, marchamos por respeto", declaró el líder zapatista. Marcos convocó a la prensa en la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), domicilio zapatista desde el pasado día 11, para informar sobre la vuelta hacia el Estado donde el EZLN se alzó en armas el primero de enero de 1994, y del que sus jefes salieron el pasado 24 de febrero para recorrer 12 Estados mexicanos, y más de 3.000 kilómetros en caravana proselitista hacia el Congreso federal.

"El reconocimiento constitucional de los derechos indígenas tiene que darse y buscaremos nuevas formas de lucha para conseguirlo", manifestó Marcos. Las primeras reacciones fueron de sorpresa, ya que los tres principales partidos mexicanos estudiaban una fórmula que permitiera al EZLN hablar ante el Congreso. "Ha tomado la decisión de regresarse antes de que se busquen fórmulas alternas por la junta de coordinadores", lamentó el senador Rutilo Escandón, del Partido de la Revolución Democrática (PRD), centro-izquierda, que secunda la posiciones del EZLN sobre el proyecto de ley .

El líder rebelde, y los 23 comandantes habían prometido permanecer en Ciudad de México hasta la aprobación del proyecto de ley redactado en 1996, año en que quedaron firmados los acuerdos de San Andrés Larrainzar entre delegados del Gobierno de Ernesto Zedillo (1994-diciembre de 2000) y de los zapatistas. El Ejecutivo objetó varios artículos del proyecto, que es un resumen de los acuerdos y fue elaborado por la parlamentaria Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa). El EZLN, denunciando incumplimiento, se retiró de la mesa de negociaciones. "Frente a los políticos nunca bajaremos la cabeza ni aceptaremos humillaciones ni engaños. No haremos cola", agregó ayer Marcos.

La delegación insurrecta había rechazado el ofrecimiento de ser recibida por diez diputados y diez senadores y exigió su comparencia ante el pleno de las dos cámaras.

Marcos convocó a una manifestación, el jueves, frente al Palacio Legislativo "para que escuchen lo que el Congreso no quiso oír". "La separación entre el Gobierno y el pueblo es marcada y antagónica", agregó. "Llegamos con la cabeza bien en alto, no a tumbar al Gobierno, no a tumbar el sistema o romper una forma de pensar; sí a dialogar que los indígenas merecemos un lugar digno al lado de todos los mexicanos". "Hermanos y hermanas, nos vamos con todos y con todas. Los que somos, volveremos", dijo el líder guerrillero. "La comandancia (zapatista) saldrá de la ciudad de México con destino a las montañas del sureste mexicano, siguiendo la ruta que será dada a conocer en su oportunidad".

Las razones del repliegue

No han trascendido datos suficientes para analizar las razones últimas del repliegue, pero las fuentes consultadas manifestaron su extrañeza por la decisión, pues es casi segura la aprobación del proyecto de ley en términos que pudieran ser aceptados por los zapatistas.

Lo cierto es, sin embargo, que sus demandas de reunirse en los salones del Congreso para abordar la iniciativa de ley se estancaron un día después de su llegada a Ciudad de México, y de la masiva concentración de esa fecha en la plaza más importante del país. Las declaraciones más agresivas procedieron de Diego Fernández de Cevallos, jefe del grupo de senadores del partido gobernante de México, el Partido de Acción Nacional (PAN), al que pertenece el presidente de la República, Vicente Fox. "Esta gente se tapa la cara porque tiene las manos manchadas de sangre", afirmó. Otros legisladores de ese partido, y del Partido Revolucionario Institucional (PRI) se manifestaban en la dirección de Cevallos. Sin embargo, la mayoría de los parlamentarios coincidía en la necesidad de ser flexibles y negociar con los zapatistas una solución a sus demandas la solemnidad y amplitud en la exposición de una demandas que son de carácter histórico y dominan la escena política mexicana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de marzo de 2001