Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Experimentos en ratones consiguen eliminar la placa de Alzheimer

Las placas de proteínas que se forman en el cerebro por la enfermedad de Alzheimer y que terminan por destruirlo se han eliminado en ratones en un 70% con un nuevo tratamiento directo en sólo unos días, han comunicado científicos estadounidenses. Los investigadores, del Massachusetts General Hospital y de la empresa Elan Pharmaceuticals, aplicaron a las placas, a través de diminutos agujeros practicados en el cráneo, anticuerpos a la proteína beta-amiloide, presente en la placa.

El experimento no permite predecir todavía si será posible algo similar en humanos, ni se sabe en qué estado quedan las neuronas vecinas a las placas. Los ratones utilizados están modificados genéticamente para ser un modelo animal de la enfermedad de Alzheimer en humanos. La investigación se publica en Nature Medicine.

Hace un año y medio, científicos de la citada empresa mostraron que podían evitar la formación de las placas en los ratones vacunándolos con la proteína beta-amiloide, pero ésta es la primera vez que se ha podido eliminar la placa en sí, y además se ha hecho muy rápidamente. También es la primera vez que se han conseguido ver directamente las placas en un animal vivo; para ello se ha utilizado un nuevo microscopio, de multifotones, que envía un intenso haz de luz infrarroja para detectar marcadores fluorescentes en el tejido examinado.

Al poder ver las placas, aunque con un proceso muy complicado que implica agujerear el cráneo e introducir marcadores fluorescentes y que no sería posible, en principio, aplicar en humanos, se ha comprobado que desaparece el 70% de la placa tras la inyección directa de anticuerpos. En cuanto a las neuronas, no se sabe aún en qué estado quedarían tras el tratamiento. 'Una vez que podemos ver dónde está una placa, también podemos saber si las neuronas en ese área están sanas; la verdadera clave es comprender cómo podemos mejorar la función cerebral', ha dicho Bradley Hyman, que ha dirigido la investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de marzo de 2001