El PP rechaza la propuesta socialista de 'rehabilitar' a los guerrilleros 'maquis'

El PP utilizó ayer su mayoría absoluta para rechazar una proposición no de ley de los socialistas en la que se pedía la rehabilitación de los guerrilleros antifranquistas, conocidos como maquis. El argumento que esgrimió el portavoz del partido en el Gobierno se basó en que nada hace cambiar el criterio aplicado desde 1977, cuando, 'en pleno proceso de reconciliación nacional', no se incluyó a este grupo entre los rehabilitables porque no se les reconocía la 'organización militar' como se hizo con los que lucharon por la República durante la guerra civil.

La proposición no de ley de los socialistas pretendía, como primera medida, 'rehabilitar a los combatientes guerrilleros que desarrollaron su actividad antifranquista de manera organizada desde el final de la guerra civil hasta mediados de los años cincuenta, incluido el reconocimiento público de su carácter de combatientes, eliminando, en consecuencia, el baldón de considerarlos bandoleros o malhechores'. Éste era el principal interés del PSOE al presentar la iniciativa, que sólo como segunda medida pedía el estudio de las posibles indemnizaciones. No era pues, según el portavoz socialista, una cuestión económica, sino de justicia histórica para 'honrar el sacrificio' de esas personas que lucharon contra el franquismo.

Ricard Pérez Casado, portavoz del PSOE en esta materia, comentó que también se pretendía con esta iniciativa 'recuperar páginas de la memoria de España que están dispersas'.

Manuel Atencia, portavoz del PP en este asunto tratado ayer en la Comisión de Defensa del Congreso, prefirió centrarse en una argumentación técnica para no entrar en asuntos polémicos referidos a la dictadura franquista que han valido a su grupo duras críticas cuando, por ejemplo, se negó a condenar el alzamiento militar. Atencia relató toda la legislación que se ha elaborado desde 1977 para recuperar la memoria e indemnizar a los militares que lucharon con la República durante la guerra civil, entre 1936 y 1939. Y dijo que ya entonces y en leyes posteriores elaboradas bajo gobiernos socialistas se había excluido de este proceso a los guerrilleros porque los milicianos 'nunca pudieron demostrar la condición de personal militar'. Atencia fue más allá y dijo que esta iniciativa no iba en la línea de 'cerrar heridas', en la que, dijo, está instalado el PP.

Hundimiento moral

Los argumentos del partido en el Gobierno no satisfacen a los socialistas, pero sobre todo llenan de indignación a los pocos guerrilleros que quedan con vida. Dolores Cabra, secretaria general de la asociación Archivo Guerra y Exilio, que defiende a los algo más de 40 guerrilleros vivos, explicó el 'hundimiento moral' que supone para ellos que el PP se niegue a hablar de nada que no sea la guerra civil y demuestre su 'poco talante democrático' al no reconocer a unas personas que lucharon contra el franquismo.

Según Cabra, los guerrilleros a los que afectaría la medida son unos 5.500. El hecho de que sólo haya 40 vivos demuestra que el interés no es económico, sino moral. En el expediente laboral de todas estas personas, por ejemplo, sigue figurando como 'actividad' la de 'bandolero', algo que hiere a los vivos y a los familiares de los muertos. Cabra asegura que su asociación acudirá ahora a las instancias europeas para tratar de lograr lo que el Parlamento español, por decisión del PP, no ha querido hacer. Además, recordó que esta actitud es aún más grave porque otros Parlamentos, como el de Madrid, han rehabilitado ya la memoria de los guerrilleron con el voto favorable del PP.

Los populares, al menos en el Congreso, no parecen tener en general mucho interés en este tipo de asuntos que remueven la historia del franquismo, que últimamente acude con cierta frecuencia al Congreso traída por los socialistas, Izquierda Unida o los nacionalistas. Como prueba, una frase pronunciada por un diputado de la comisión de Defensa que se incorporó tarde ayer. Nada más entrar y antes de sentarse, escuchó lo que se trataba y dijo en tono de broma: 'Cada vez que entro aquí se está hablando de Franco. ¡Qué horror!'.

Los socialistas intentaron demostrar, citando incluso un discurso del propio Francisco Franco, que lo que se libró contra los grupos de guerrilleros fue una auténtica guerra y que, por tanto, los maquis deben ser considerados como un grupo militar a todos los efectos, pero el PP negó cualquier legitimidad a la guerra de guerrillas contra Franco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 27 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50