INFRAESTRUCTURAS

El pacto entre Pujol y Cascos sitúa a El Prat como el futuro aeropuerto internacional de Valencia

El acuerdo alcanzado el pasado jueves entre el presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol, y el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, para que el AVE llegue hasta el aeropuerto de Barcelona, deja a El Prat en unas condiciones inmejorables para que en el futuro se convierta en el aeropuerto internacional de Valencia. Las previsiones del Ministerio de Fomento para la alta velocidad no contemplan esta posibilidad para el aeropuerto de Barajas ni para la línea de alta velocidad que unirá Valencia con Madrid, por lo que El Prat queda en una situación muy ventajosa para los valencianos.

La conexión del aeropuerto de Barcelona con el AVE sólo será posible a través de un ramal secundario que será utilizado por un reducido número de trenes, al contrario de lo que pretendían varios ayuntamientos catalanes, aunque ello no mermará la multiplicación de potencial de El Prat, que ampliará su influencia hasta Francia. Esta conexión sitúa a El Prat como el aeropuerto internacional de Valencia tanto a través de Euromed, que tarda unas tres horas en unir las dos ciudades, como con la futura red de AVE, que conectará Cataluña con la Comunidad Valenciana alrededor del año 2010. La Generalitat catalana y la valenciana han apostado por reforzar el corredor del mediterráneo y conectar Castellón con Tarragona tras la culminación de las líneas Madrid-Barcelona y Madrid-Comunidad Valenciana.

Según varios especialistas, el aeropuerto de Manises quedará relegado prácticamente a un aeropuerto regional con la llegada del AVE a Valencia. El tren de alta velocidad entra en competencia con el avión a Madrid y Barcelona, que son los destinos principales de los pasajeros valencianos, incluso para los vuelos internacionales y transoceánicos, que operan desde estas dos ciudades, y está previsto que el AVE se convierta en el enlace habitual por cuestiones de tiempo y de dinero. En ese contexto, Manises sólo será operativo para desplazarse hasta el resto de España.

Con esta conexión acordada por Fomento y la Generalitat de Cataluña, y descartado Barajas, el aeropuerto de Barcelona quedaría a poco más de hora y media de Valencia en AVE, sin necesidad de tener que recurrir a un taxi para trasladarse desde la estación de Sants a El Prat atravesando la ciudad condal. Todas las administraciones catalanas han insistido en que la fecha de llegada del AVE a Barcelona y a El Prat debe ser el año 2004; sin embargo, Fomento sólo tiene el compromiso de llegar en ese año a la capital catalana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de febrero de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50