Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Toros y EEB

En la crisis alimentaria motivada por la EEB, se ha dado el último despropósito político. Hemos oído y leído que a los empresarios taurinos se les va a dar una subvención por lo que van a dejar de ganar al tener que incinerar a todos los toros o novillos después de las corridas, ya que la carne no se puede comercializar para el consumo humano sin pasar por los test priónicos.

Esto es una prebenda inaceptable por varias razones. La primera es que los taurinos tienen que someter a las reses a análisis como los demás ganaderos y si no quieren, que aumente el precio de las entradas a las corridas para compensar el gasto extra.

Un despropósito aún mayor fue aprobar una ley de protección de los animales totalmente incongruente, en la que se excluye a los toros como si no sintieran ni padecieran. Ahora nos quieren quitar de los impuestos de la mayoría de la población, pues la mayoría estamos contra la tortura a todo tipo de animales, incluyendo a los humanos, este dinero que podría ir destinado a gaztetxes, hogares de jubilados, sanidad o educación, y sin embargo se les va a dar a traficantes de animales para la tortura, beneficiando a unos pocos sádicos que disfrutan con ella.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001