Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Secuestro de la libertad

Lo ocurrido el pasado jueves en el campus de Leioa de la UPV es una muestra más del fascismo de un puñado de descerebrados. Mientras en el aula magna se celebraba un acto de defensa de la libertad, en el exterior se libraba una batalla campal, protagonizada en su mayoría por personas ajenas a la universidad.

Hemos sido testigos de la barbarie y la destrucción de los fanáticos, de nuevo la libertad ha sido secuestrada por un grupo de radicales. Esta vez las víctimas propiciatorias han sido los estudiantes y lo que antaño fue el centro de la cultura y el saber, hoy sufre las amenazas del integrismo nacionalista. Los jóvenes radicales tienen muy bien aprendida la lección: destruir todo lo que no se pueda controlar o perjudique el camino hacia la independencia.

Hemos vuelto a proporcionar una imagen patética de la universidad vasca, ¿Quién se atreverá a usar el Distrito Único tras ver el bochornoso espectáculo que continuamente nos ofrecen este grupo de fascistas? Si verdaderamente amasen a nuestra tierra no se dedicarían a destruirla a la menor oportunidad. Pese al fundamentalismo de Haika, EH y LAB que han pretendido minar la voluntad democrática, la universidad vasca y el resto de universidades han dado un ejemplo de rebeldía por la libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de febrero de 2001