Clinton justifica el indulto al multimillonario Rich en motivos legales

Bill Clinton cogió ayer al toro por los cuernos y defendió en un largo artículo, en la sección editorial del diario The New York Times, el indulto que otorgó el pasado 20 de enero al multimillonario Marc Rich y que ha desencadenado críticas casi tan violentas como durante el escándalo Mónica Lewinsky. El ex presidente negó que su decisión estuviera relacionada con las generosas donaciones de la ex mujer del prófugo, Denise Rich, explicó que los cargos contra el empresario eran injustificados, se amparó en las cartas de apoyo de varios líderes internacionales pidiendo el perdón y se mostró muy dolido por todo el asunto.

'Insinuar que he concedido el perdón porque la ex esposa del señor Rich, Denise, contribuyó a la campaña política y a la fundación para la biblioteca Clinton es completamente falso. No hubo quid pro quo', aseguró el ex mandatario norteamericano en el artículo titulado Mis razones para el perdón y firmado en Chappaqua, el barrio de las afueras de Nueva York donde ahora reside.

Más información
Clinton explica en 'The New York Times' que indultó a Rich en "interés de la justicia"
El multimillonario Rich trabajó para los servicios de espionaje de Israel
La Cámara investiga el indulto a Marc Rich
Una fiscal federal abre una investigación criminal sobre el indulto de Clinton a Rich
Clinton se saltó las normas al indultar al millonario Marc Rich, según un funcionario de Justicia
Carter acusa a Clinton de perdonar a Rich tras recibir 'regalos generosos'
La responsable de finanzas de Clinton no declarará ante la comisión que investiga el indulto de Rich
La ex esposa de Rich visitó a Clinton el día antes del perdón

El de Rich fue uno de los 140 indultos que Clinton otorgó en su último día de mandato. El multimillonario norteamericano, que también tiene nacionalidad española, suiza e israelí, lleva 17 años exiliado en Suiza desde que en 1983 fuera acusado de más de 50 delitos, entre ellos, fraude, evasión fiscal (48 millones de dólares, más de 8.500 millones de pesetas) y de haber comerciado con el enemigo al importar petróleo desde Irán. El escándalo surgió cuando se supo que su ex mujer, amiga de los Clinton, había recaudado algo más de un millón de dólares para el Partido Demócrata y hecho sendos regalos al matrimonio presidencial.

En interés de la justicia

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En su defensa, el ex presidente argumentó que una acusación criminal no estaba justificada en el caso de Rich (acusado de infringir las leyes norteamericanas para regular los precios del petróleo en los años setenta) y que el empresario, y su socio Pincus Green, también incluido en el indulto, ya habían pagado multas de 200 millones de dólares. 'Creo que mi decisión de perdón fue en el mejor interés de la justicia. Si los dos hombres fueron erróneamente acusados para empezar, se ha hecho justicia', escribió Clinton. También añadió que los indultados todavía podían ser demandados civilmente por el Departamento de Energía.

'Finalmente, muchas autoridades israelíes', entre las que destacan los ex primeros ministros Ehud Barak y Simón Peres, 'y líderes de las comunidades judías de América y Europa, pidieron el perdón de Rich por sus contribuciones a obras de caridad', dijo el ex presidente.

'Estoy acostumbrado a la dureza de la vida política, pero las acusaciones que se han hecho contra mí en este caso han sido particularmente dolorosas porque durante ocho años he trabajado mucho para tomar buenas decisiones para el pueblo norteamericano', dijo Clinton, que desde que abandonó la Casa Blanca ha seguido llenando las páginas de los periódicos como si todavía fuera presidente.

El alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, que en 1983 estaba al frente de la fiscalía de la ciudad cuando dictó los cargos contra Rich, dijo ayer que el artículo de Clinton omitía detalles importantes y planteaba 'más preguntas que respuestas'.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS