Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ochenta familias de Los Molinos viven desde hace ocho años con un vertedero a 30 metros de sus chalés

Poco se imaginaban las ochenta familias que residen en la urbanización El Balcón de la Peñota, en Los Molinos, que tendrían que convivir con un vertedero municipal a menos de 30 metros de sus viviendas. Hace ocho años, cuando decidieron comprarse un chalé en la sierra, el vertedero ya estaba allí. Sin embargo, afirman que los vendedores de la inmobiliaria les 'aseguraron' que, como mucho, 'en dos años estaría cerrado'. Pero el tiempo pasa y la escombrera continúa amenazando con sus malos olores durante el verano y con las nubes de polvo que se producen cada vez que un camión vierte sus escombros.

Los residentes afirman que no pueden disfrutar de las vistas de Siete Picos porque en verano 'no hay quien salga a las terrazas por el hedor que desprende', y, cuando los camiones vierten la basura de sus bolquetes, 'la polvareda penetra hasta los cuartos de baño', afirman.

Las ochenta familias tienen un amplio documento fotográfico de los materiales depositados en la escombrera municipal antes de tener vigilancia. La reciente presencia de un guarda municipal ha evitado, dicen, que en el vertedero se sigan depositando cadáveres de terneros muertos, el chasis de un coche ya oxidado, numerosos colchones, abundantes neumáticos y todo tipo de residuos.

Las familias compraron sus viviendas hace ocho años, con el polvo de los camiones atravesando la urbanización para llegar a la escombrera. Fue entonces cuando dicen que los vendedores de Oncisa les advirtieron de que la escombrera 'sólo permanecería abierta durante dos años'.

Los vecinos no llegan a entender 'por qué el Ayuntamiento recalificó unos terrenos próximos a un vertedero si el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres o Peligrosas establece que tiene que haber 2.000 metros entre este tipo de actividad y las viviendas'.

Benito de Prádena, alcalde de Los Molinos, perteneciente al Partido Demócrata Español (Pade), responsabiliza a la Comunidad de Madrid de que el vertedero siga operativo: 'Han venido los de la Comunidad, lo han estado viendo y han dado el visto bueno para que siga funcionando', explica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de febrero de 2001