Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Profundizar en la democracia

Es la hora del cambio, no sólo de gobierno, de mayorías parlamentarias; es preciso ofertar algo más consistente, profundo e ilusionante, un cambio de actitudes en partidos, instituciones, la Iglesia, la Universidad, los dirigentes sociales. Hay que diseñar y construir un nuevo espacio para la convivencia, el poder público y la vida civil. Esta es la manera de atajar los males del sistema en los que algunos sacan pingües beneficios y la mayoría está huérfana.

Volverá a ser cierto aquello de 'las cosas se tienen que poner muy mal, para que cambien'. La situación por la que atraviesa la sociedad vasca ha provocado la rebeldía, primero del pueblo llano en Ermua, después de los artistas e intelectuales vascos, creándose la simiente de algo tan ilusionante como el renacimiento de la democracia, mediante el análisis sobre el sistema, sus perversiones y sus posibilidades, incluso mas allá del problema vasco. Sin nacionalismo etnicista no habría terrorismo vasco. Sin los conceptos excluyentes de construcción nacional, soberanismo y autodeterminación, no tendrían ETA y el MLNV base ideológica para su proceso fundamentalista de violencia.

Pero la cuestión es más profunda, queremos que lo sea. Ya que nos la estamos jugando, que sirva para un cambio más allá de las fronteras de Euskadi. ¿Qué responsabilidad han tenido y tenemos los partidos políticos en la existencia cultural y social del nacionalismo? Sin duda que los complejos de culpabilidad han sido aliados útil del avance de la cultura y sub cultura del nacionalismo vasco. ¿ Que grado de representatividad se establece, más allá de las elecciones, entre partidos políticos y circunscripciones electorales, precisamente para participar en un proceso democrático que debe ser mucho más que el ejercicio personal de la voluntad ante la urna?

¿ Que hacen los partidos con los votos y escaños que reciben tras las elecciones? ¿Harían lo mismo si hubiera listas abiertas? ¿Quién se debe a quién, lLa sociedad civil a los partidos o los partidos a la sociedad civil? ¿Cómo se alcanza el ejercicio de la ciudadanía integral, cuando existen teorías racistas, xenófobas, manipulaciones de la voluntad de la persona, debates para distraer o entretener al personal?

Hacen falta plataformas con autoridad moral, científica, cultural, que exijan la refundación de la democracia en el País Vasco, la profundización en el sistema democrático, para que la ciudadanía sea mucho más que un vocablo de aparente progresismo y se convierta en el eje del ejercicio de las libertades.

El poder público que se administra y ejerce desde la instituciones públicas debe atender a los derechos de los ciudadanos, pero para ello es urgente que los partidos dejen de ser máquinas o empresas de conquista de poder para ser meros intermediarios entre la voluntad de los ciudadanos y las instituciones. Por todas estas razones, nos hemos unido a la Plataforma Libertad, con la esperanza de estar en la vanguardia del cambio que desea la sociedad real, que no está alienada tiene dificultades para elegir a quién votar en las próximas elecciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Pablo Mosquera Mata es secretario general de Unidad Alavesa.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS