_
_
_
_

Empeora la calidad de los acuíferos por la concentración de nitratos

El 27% de los acuíferos de las cuencas de los ríos Júcar y Segura incumplen la reglamentación técnico sanitaria para el abastecimiento y control de la calidad de las aguas potables de consumo público. El Segura, con 11 de sus 27 acuíferos contaminados, se convierte en la cuenca más sucia de la Península, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente correspondientes al primer semestre de 2000. Otros seis reservorios de agua subterránea de esta cuenca sólo cumplen las normativas de forma parcial y únicamente 10 contienen agua apta para el consumo humano.

Mientras, en la cuenca del Júcar, 14 de los 25 acuíferos respetan todos los parámetros de calidad del agua. Pero otros ocho los incumplen parcialmente y el resto (tres) vulneran las normas de forma clara. Con estos datos, las dos cuencas que riegan la Comunidad Valenciana acumulan, al igual que ocurre con las aguas superficiales, la mayor parte de los puntos negros en cuanto a calidad de los acuíferos. Si en el conjunto de las cuencas hidrográficas de la Península, sólo el 14,8% de los depósitos de agua del subsuelo incumplen las normativas de calidad, en el Júcar y en el Segura los porcentajes se elevan: hasta el 27% en el primero, y llegando al 40% en la segunda cuenca.

Más información
Las lluvias de otoño rebajan la contaminación de las aguas de los ríos valencianos

La calidad del agua en ambas cuencas se resiente cada vez más. El último informe hecho público por el ministerio que dirige Jaume Matas, que analiza las aguas recogidas en 100 puntos de muestreo del Segura y 113 del Júcar, revela que la tendencia es a peor. Así, de las 239 unidades hidrogeológicas (acuíferos) analizadas, sólo ocho superan los 800 miligramos de sulfatos por litro de agua, el nivel 'máximo excepcionable para las aguas de abastecimiento público', y todas se encuentran en el Segura. Estas aguas no se pueden suministrar en ningún caso como agua de boca. Otros 10 acuífeos del Segura (la tercera parte de toda España) superan los 250 miligramos, el nivel máximo, salvo en situaciones anómalas. En el Júcar, tres acuíferos están en esta situación, Sin embargo, son los nitratos, compuestos contaminantes originados fundamentalmente por los fertilizantes agrícolas, los que más aumentan en la Comunidad. Mientras en el Segura, nueve acuíferos tienden a aumentar su concentración de estos compuestos y otros nueve bajan su porcentaje, en el Júcar, 14 aumentan y sólo seis disminuyen.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_