El barco encallado en las Galápagos vierte 113.000 litros de combustible

La contaminación no ha llegado a la costa

La marea negra en aguas de las islas de los Galápagos se ha extendido sobre un perímetro de 1.200 kilómetros hacia el noroeste y la isla de Santa Fe (una de las 13 del archipiélago) tras el derrame de los 113.000 litros de combustible de las bodegas de carga del navío, según dijo ayer el ministro de Medio Ambiente de Ecuador, Rodolfo Rendon.

La embarcación naufragó el martes pasado en aguas del Pacífico ecuatoriano, cuando transportaba 604.000 litros de diesel y 302.000 de bunker o combustible para barcos. Las islas de los Galápagos y las tortugas gigantes no han sufrido daños aún como consecuencia del comienzo de la marea negra provocada por el derrame de combustible. La nave resultó encallada a 800 metros de las costas, según fuentes del parque nacional del Archipiélago, conocido por ser el refugio de las tortugas gigantes.

La contaminación producida por el carburante vertido forma manchas dispersas de combustible, pero no ha llegado a la costa. El derrame no ha afectado hasta el momento a ningún animal salvaje del parque natural, según explicó el subdirector del parque, Diego Bonilla.

Peligro de agravamiento

El subdirector del parque nacional del Archipiélago ha manifestado que el buen tiempo y la calma del océano han evitado que se agrave la situación. Sin embargo, el director del parque, el biólogo Eliécer Cruz, señaló el pasado viernes que la situación 'se está agravando' y mencionó que se prevé un fuerte oleaje para hoy. Explicó que este fenómeno podría complicar las maniobras de rescate del crudo derramado al mar.

Un grupo de expertos norteamericanos aterrizó ayer en las islas para hacer un estudio pormenorizado de la polución producida por la marea negra. El equipo ayudará a las autoridades ecuatorianas a contener el escape del carguero.

Hasta el momento se ha 'aislado' el barco, controlado parte de la fuga de los depósitos y desplegado redes de contención por la zona para que no se expandan las manchas de combustible.

Se calcula que en estas islas se encuentran alrededor de 10.000 tortugas gigantes, que están consideradas como un tesoro mundial de la fauna marina del Pacífico. El archipiélago está declarado como patrimonio nacional de la humanidad y es un paraíso mundial, además de las tortugas gigantes, de los lobos de mar y de las iguanas marinas. Estas islas están situadas a unos mil kilómetros al oeste de las costas continentales ecuatorianas.

Las autoridades ecuatorianas han afirmado que, en el caso de que la situación se agrave, los animales que pueblan las islas serían evacuados con la máxima rapidez a lugares seguros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS