Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres atletas británicos, con 'síndrome de la clase turista'

Tres atletas británicos recibieron tratamiento por trombos debidos al síndrome de la clase turista, tras volar a Australia para participar en los Juegos Olímpicos, reveló ayer un médico australiano.

Los atletas, a quienes no se ha identificado, requirieron atención médica pocos días después de su llegada en septiembre pasado, según David Grosser, cirujano especializado en problemas vasculares.

Grossner señaló que los deportistas habían desarrollado un trombo, potencialmente mortífero, en una pierna. 'Ello demuestra que incluso personas sanas y en buena forma pueden verse afectadas por el síndrome', añadió el médico, que dice tratar a unas 10 personas al año por trombosis provocadas por la larga inmovilidad de los pasajeros de avión.

La revelación de Grosser va a apoyar las demandas -se han presentado unas 800 sólo en Australia- de pasajeros contra diversas líneas aéreas, que alegan que el exiguo espacio entre asientos potencia los riesgos de sufrir problemas circulatorios.

Un diputado australiano, Neil O' Keefe, aseguró ayer que un hombre de 68 años obtuvo en 1996 una indemnización por parte de una compañía aérea por haber sufrido el síndrome.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de enero de 2001