Ejecución de una deficiente

La aplicación de la pena de muerte se reanudará esta semana en EE UU, donde grupos de defensa de los derechos humanos anunciaron protestas contra la ejecución en el Estado de Oklahoma de una mujer de raza negra considerada retrasada mental. Wanda Jean Allen, de 41 años, recibirá el jueves próximo una inyección letal en el penal de McAlester por el asesinato en 1988 de su compañera Gloria Leathers en lo que los fiscales calificaron como una pelea entre amantes.

De llevarse a cabo, será el primer ajusticiamiento de una mujer negra en casi cincuenta años en Estados Unidos y el comienzo de una serie de siete ejecuciones en un mes en Oklahoma, Estado que amenaza con arrebatar a Tejas el dudoso honor de ser el más inclemente en la aplicación de la pena capital. Oklahoma ejecutó a 11 acusados de asesinato el año pasado, muy lejos de la cifra récord establecida por Tejas en el año 2000, con 40 ajusticiamientos. Después de la de Wanda Jean Allen, Oklahoma tiene programadas seis ejecuciones más.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS