Detenido un joven por el ataque al cura experto en sectas satánicas

La policía detuvo el lunes a un lituano de unos 20 años por su presunta vinculación con el apuñalamiento, la pasada semana en Gandia, del sacerdote Priscilio Ruiz Picazo, asesor de la Conferencia Episcopal Española en materia de sectas. El sospechoso ha quedado a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 de Gandia, que decidirá hoy si decreta su ingreso en prisión. Priscilio Ruiz Picazo fue agredido la tarde del miércoles en Xeraco, en las proximidades de la playa de Gandia, aunque en un primer momento el Arzobispado manifestó que el ataque se había producido en el puerto de Gandia. El sacerdote fue hospitalizado con una herida leve de arma blanca en la espalda, y fue dado de alta el sábado. Según fuentes cercanas a la investigación, el párroco identificó al joven detenido en un registro fotográfico policial de inmigrantes residentes en la comarca de la Safor.

El detenido, con ayuda de un intérprete, declaró ayer ante la juez durante cinco horas. Según fuentes cercanas al caso, el detenido ha negado su relación con el suceso.

En un principio, se especuló con la posibilidad de que el ataque hubiese sido cometido por un grupo satánico. Esta hipótesis, difundida por el propio Arzobispado, se basa en el trabajo que el sacerdote herido realiza y que el mismo día de la agresión le había llevado a socorrer a una víctima de las sectas. Fuentes policiales, sin embargo, descartan que la agresión esté vinculada a una secta y manejan la hipótesis más próxima a la delincuencia común.

Priscilio Ruiz, natural de Iniesta (Cuenca) y de 42 años de edad, se incorporó a la parroquia de San José, en el barrio de El Raval de Gandia, en noviembre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS