Hallado muerto el torero retirado Pedrín Benjumea

El torero Pedrín Benjumea, de 54 años, fue encontrado ayer muerto en el paraje Poblado del Race, del término de San Sebastián de los Reyes (Madrid), informa Efe. Al parecer, el torero apareció colgado de una estructura metálica, ahorcado, según la policía municipal. El diestro fallecido, que vivía en la localidad madrileña de Alcobendas, estaba casado y tenía cuatro hijos; uno de ellos, Javier, de 15 años, ha heredado la vocación de su padre y se prepara para ser torero.

Pedro Benjumea Durán, Pedrín Benjumea, nació en Herrera (Sevilla) y pasó su niñez en la localidad cordobesa de Palma del Río ya que su padre era mayoral de la ganadería de Enriqueta de la Cova, que se encuentra en dicho término. En aquel ambiente le nació la vocación torera y debutó con picadores en San Sebastián de los Reyes, donde estuvo afincado durante muchos años hasta el punto de que los aficionados taurinos le consideraban natural de dicha localidad.Debutó en la plaza de Las Ventas el año 1965, con gran éxito -salió a hombros por la puerta grande- y realizó una brillante campaña novilleril, ratificada en su alternativa, que le dio Julio Aparicio en Castellón el año 1967, con Palomo Linares de testigo, en la que obtuvo un triunfo memorable. El propio Aparicio se la confirmó en presencia de El Viti, el 19 de mayo de aquel año, en el transcurso de la Feria de San Isidro.

A partir de aquí Benjumea desarrolló unas temporadas en las que dejó bien alto el pabellón de su valor y su torería, pero sin obtener suficientes contratos, quizá porque no contó con la adecuada respuesta por parte de algunas empresas. Sus alardes temerarios fueron sonados, como un escalofriante desplante de rodillas en Madrid (luego repetido en alguna otra plaza) en el que se metió en la boca el pitón del toro.

El año 1970 un toro de Celestino Cuadri le infirió una grave cornada en Madrid -plaza donde plasmó destacadas actuaciones-, y se distanció de los ruedos. Reapareció en 1986 en Palma de Mallorca, se vistió de luces pocas tardes en esta segunda etapa y se retiró definitivamente a principios de la temporada 1991, en San Sebastián de los Reyes, alternando con Morenito de Jaén y José Luis de los Reyes en una corrida de María Lourdes Martín de Pérez Tabernero.

Benjumea poseía una importante finca de naranjos en Andalucía, que explotaba personalmente -informa Efe- y permanecía vinculado al mundillo taurino siguiendo la incipiente vocación de su hijo Javier y participando en algunos festivales.

El cadáver del diestro fue trasladado ayer al Instituto Anatómico Forense, de Madrid, para practicarle la autopsia. El juzgado de Alcobendas se ha hecho cargo del caso.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción