Los trabajos de restauración del 'Moisés' de Miguel Ángel en 2001 se podrán seguir a través de Internet

El Moisés de Miguel Ángel será restaurado durante los primeros nueve meses de 2001 ante la permanente mirada de una red de cámaras que permitirán seguir los trabajos a través de Internet. El proyecto, presentado ayer en Roma, abarca todo el complejo donde se ubica la colosal escultura, en la iglesia romana de San Pietro in Vincoli: la tumba de Julio II, uno de los papas para los que trabajó Miguel Angel Buonarroti. La ministra italiana de Bienes Culturales, Giovanna Melandri, subrayó que con esta iniciativa se abre un nuevo periodo en las restauraciones de las grandes obras de arte a la vista del público.Además de poder comprobar por Internet las tareas de los restauradores, el Moisés podrá seguir siendo visitado en su emplazamiento ya que se montará un dispositivo especial de andamios transparentes.

Una de las principales características de este proyecto es su carácter abierto, ya que se parte de una serie de planteamientos previos que sólo se materializarán a medida que transcurran los trabajos.

Con la información recabada durante la limpieza parcial del conjunto ante el Jubileo del año 2000, se ha trazado un programa que, en palabras de Melandri, esconde grandes sorpresas y parece destinado a abrir un encendido debate, que desembocará en un simposio internacional a mediados del año próximo. Los puntos de partida son los planes originales de Miguel Ángel basados en un proyecto tridimensional, y las transformaciones que ha ido sufriendo a lo largo de los años el complejo que alberga el Moisés. Con toda probabilidad, la escultura del profeta bíblico, sentado, apoyando su brazo derecho sobre las Tablas de la Ley y mirando de perfil, será movida hacia adelante para descubrir su espalda, ahora pegada al muro.

Este desplazamiento no sería el primero, ya que en 1818 se llevó a cabo otro para sacar un molde en yeso, solicitado al Gobierno Pontificio por el entonces príncipe regente de Inglaterra, el futuro rey Jorge IV. Además del basamento original, este movimiento hacia adelante de la escultura se espera que permita descubrir un bajorrelieve obra del propio Miguel Ángel, del cual existen referencias documentales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0021, 21 de noviembre de 2000.