Rajoy rectifica a Arias Cañete por sus afirmaciones sobre el trasvase

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, del PP, enmendó la plana al ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, por sus afirmaciones sobre el Plan Hidrológico. Rajoy convocó a los periodistas parlamentarios para asegurar que la voluntad del Gobierno no es aprobar el Plan Hidrológico "por cojones" ni pretende que su tramitación en las Cortes sea "como un paseo militar", en palabras textuales del ministro recogidas por el programa de TV3 30 minuts. Rajoy señaló respecto a estas palabras del ministro de Agricultura que "todo el mundo tiene derecho a equivocarse y a rectificar sus palabras". Arias, que también afirmó que Aznar había asegurado en el Consejo de Ministro que el plan iba a salir "por huevos", reconoció ayer en Sevilla que utilizó términos inadecuados. "El exceso verbal se produjo en una conversación privada, con unos términos que no reflejan la línea del Gobierno, y no pensaba que fuera a ser retransmitida", dijo, a pesar de que sabía que las cámaras estaban presentes en la reunión que mantuvo con regantes de Jumilla (Murcia) hace más de un mes.

El programa fue emitido el pasado domingo por la cadena catalana, que puede verse también en parte de Aragón, Comunidad Valenciana y Baleares, adonde acude los fines de semana el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas. "Lo vio, pero no le dio excesiva importancia", afirman fuentes del ministerio encargado de consensuar y sacar adelante el Plan Hidrológico Nacional.

Malestar en el PP

Tanto Matas como Rajoy han enfatizado la voluntad del Gobierno de negociar el plan. Rajoy insistió en que el Ejecutivo está dispuesto a retrasarlo hasta febrero o marzo con tal de consensuarlo, y, para quitar relevancia a la farfolla del ministro de Agricultura, reprochó a la oposición que extraiga conclusiones de "un regate en corto".Las palabras de Arias tampoco han caído bien en el PP, no sólo por su tono, sino por implicar al presidente y su conversación ante el Consejo de Ministros, donde las deliberaciones son secretas. En Zaragoza, donde los dirigentes del partido asumen en soledad la defensa del trasvase del Ebro, el presidente del grupo popular autonómico, Gustavo Alcalde, dijo que las manifestaciones son "inadmisibles e impropias de un ministro". Su grupo ya ha recibido disculpas, pero cree que la rectificación "tiene que ser pública".

Sólo Zaplana se sumó a los aires marciales de Arias Cañete al asegurar que el plan saldrá adelante, con consenso o sin él. "Es irreversible. No podemos prescindir de él porque lo diga la oposición". Desde el PSOE (Manuel Chávez, José Bono, Jesús Caldera, José Blanco y Cristina Narbona) consideraron que las manifestaciones del ministro son reflejo del modo de gobernar el PP, basado en "la prepotencia y el autoritarismo". Por su parte, las juventudes del Par han enviado al ministro una docena de huevos con fotos de la manifestación contra el plan el pasado domingo en Zaragoza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 14 de noviembre de 2000.

Lo más visto en...

Top 50