Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo d'Ors, finalista con una novela filosófica y erótica

"No deja de sorprenderme lo de ser un escritor", afirmó ayer Pablo d'Ors, "igual que me sorprende lo de ser sacerdote. Se trata de dar respuesta a una voz interior fortísima, inapelable. Siempre he querido ser escritor y tengo empezadas nueve novelas, aunque sólo la que ha quedado finalista y la anterior podrían ser publicadas". Al hablar de su novela, D'Ors recurrió a la película Bailar en la oscuridad, de Lars von Triers. "El protagonista intenta escapar del mundo real por medio de la imaginación, y lo mismo pasa en mi libro. La imaginación es el último reducto que nos queda para escapar de la realidad". "He querido escribir una novela con elementos eróticos y filosóficos", añadió. "No entiendo la literatura de este siglo sin erotismo y pienso que escribir es en sí mismo un acto erótico. En el fondo, he escrito una obra con mucho de autobiográfico, ya que el arte de la ficción es contar verdades haciendo que parezcan mentiras".

Las ideas puras es la historia de un profesor de filosofía de unos 50 años que llama a cada uno de sus alumnos por el nombre de un filósofo al que le recuerda. Tiene un Marx, un Heidegger, un Hegel, etcétera. El profesor se enamora de una alumna y experimenta una regresión hacia la infancia. Al final, ingresa en un hospital y vuelve al mundo de las ideas puras de la filosofía. Al preguntarle sobre su abuelo, Eugenio d'Ors, dijo: "Le leo y le admiro mucho. Es un referente y creo que me ha marcado mucho el tipo de educación familiar que recibimos. Somos siete hermanos y todos nos dedicamos de algún modo al mundo del arte. Las ideas puras, en cierto modo, quiere ser una réplica posmoderna a la novela de mi abuelo La ben plantada. Leída entre líneas, se ve que hay una complicidad, una literatura de ideas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de noviembre de 2000