Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Javier Echeverría obtiene el Premio Nacional de Ensayo con 'Los señores del aire'

El filósofo y matemático es considerado un pionero de los estudios sobre comunicación

Javier Echeverría (Pamplona, 1948) ganó ayer el Premio Nacional de Ensayo con Los señores del aire (Destino), un estudio en el que propone que Internet se vea como una ciudad transcultural que hay que civilizar y democratizar. Echeverría se encontraba ayer en Barcelona, donde participó en una conferencia, según aseguró su esposa. Desde Francfort, su editor, Eduardo Gonzalo, explicó que no había podido ponerse en contacto con él. El filófoso y matemático, pionero en el estudio de los nuevos medios de comunicación, no posee, sin embargo, un móvil.

Personas cercanas al premiado y fuentes de la editorial para la que trabaja describieron a Javier Echeverría como "un correcaminos". ¿Dónde estára dando una conferencia? fue lo primero que se le vino a la cabeza al editor de Destino cuado le llamaron desde Madrid para comunicarle que Los señores del aire había obtenido el Premio Nacional de Ensayo. Ni siquiera pudo Gonzalo enviarle un correo electrónico a Echeverría. De hecho, su esposa, Dulce, se enteró del premio ganado por su esposo por los mensajes dejados por miembros de la editorial en el contestador automático de su domicilio en Hondarribia. Fue ella la única persona capaz de dar un dato sobre su paradero: "Está volando hacia Madrid", aseguró a última hora de la tarde.Como finalistas del Premio Nacional de Ensayo quedaron El paraíso políglota, de Juan Ramón Logares; Pasexata arredor da morte, de Domingo García Sabell, y Sobre el descrédito de la literatura y otros avisos humoristas, de Carlos García Gual.

Nuevas tecnologías

El Premio Nacional de Ensayo, concedido por el Ministerio de Educación y Cultura, está dotado con dos millones y medio de pesetas. Los señores del aire es la continuación de Telépolis, una nueva forma de organización social creada a partir de las nuevas tecnologías audiovisuales y de la comunicación. Echeverría, ganador en 1995 del Premio Anagrama de Ensayo por Cosmopolitas domésticos, indaga en la obra premiada ayer en la transformación radical que ha sufrido el mundo con la aparición de las redes telemáticas, que configuran nuevas realidades políticas y mentalidades sociales. Su opinión es que el impacto de las telecomunicaciones y tecnologías de la información conduce a una nueva organización a escala planetaria, a la ciudad global, electrónica y digital, que el autor denomina Telépolis.Para este doctor en Filosofía, que en 1997 obtuvo el Premio Euskadi de Investigación en Humanidades y Ciencias Sociales por "la alta calidad de su amplia producción científica", las actividades más importantes se "están trasladando al campo telemático, como se ha visto en Kosovo, la primera guerra que se gana por aire y modelo de ciberguerra. Pero, sobre todo, ha cambiado la vida cotidiana, fuertemente influida por el teléfono, la televisión, el dinero electrónico y la informática", aseguró Echeverría en la presentación del libro.

El nuevo orden social precisa, según Echeverría, ser civilizado y transformado en una sociedad transcultural que se base en el conocimiento. "La sociedad actual asiste a un neofeudalismo cibernético, dominado por los señores del aire". Según ha afirmado el autor recientemente, esta nueva modalidad de feudalismo tiene un campo de actuación "mucho más poderoso que el de los señores de la tierra en el medievo, que no controlaban todo el tiempo a sus siervos, a los que no veían cuando estaban en su casas. "En cambio, los señores del aire nos vigilan y dominan todo el rato, aplicando sobre nosotros el derecho de telepernada", sostiene.

Echeverría, cuyas tesis aportan un punto de vista europeísta a los fenómenos de la cibercultura, prefiere entender el ciberespacio a partir del modelo de la polis griega (una especie de Atenas virtual) y no considerarlo el último reducto del salvaje Oeste. Los señores del aire presenta una auténtica fenomenología de las telecomunicaciones con el telón de fondo de la filosofía de la tecnología de Ortega y Gasset, según apuntan en la guía Who is who. Gente de Internet y la cibercultura.

Democracia electrónica

Para Echeverrría, es preciso llegar a "una verdadera democracia electrónica" que regule el actual poder "despótico y global de los señores del aire, con una consigna que sería: el tercer entorno, para quien lo trabaja".El escritor, que ha efectuado importantes estudios sobre Leibniz, la lógica y filosofía del lenguaje, la historia y filosofía de la ciencia, es doctor por la Universidad Complutense de Madrid y por la Sorbona de París y ha sido profesor de la Universidad Politécnica de Madrid y de la Universidad del País Vasco.

El jurado del Premio Nacional de Ensayo estuvo integrado por Fernando de Lanzas, director general del Libro; Luis González; Claudio Guillén -ganador en la pasada edición-, Gregorio Salvador Caja, de la Real Academia Española; Xoxe Ramón Barreiro, de la Real Academia de Lengua Gallega; Jon Kortázar, de la Academia de la Lengua Vasca; Pere Lluís Font, del Instituto de Estudios Catalanes; Antonio Blanch Xiro, Andrés Sorel, Santos Sanz Villanueva, Juan Ángel Juristo, Rafael Argullol y Javier Peñarrubia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de octubre de 2000