Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARDIOLOGÍA

La depresión es un factor de riesgo cardiaco en personas mayores

Exámenes médicos

La depresión se perfila como un factor de riesgo cardiovascular independiente, como lo son el tabaquismo, la hipertensión, el colesterol elevado en sangre o el sedentarismo, entre otros. Al menos en las personas de edad avanzada, pues las que presentan síntomas de depresión tienen más probabilidades de desarrollar un infarto de corazón o cerebro, según un estudio publicado en la revista Circulation, de la American Heart Association.En un estudio multicéntrico de 10 años de duración, realizado en personas mayores de 65 años, los investigadores descubrieron que aquellos que tenían síntomas de depresión, como sentirse temerosos, irritables o incapaces de dormir, tenían un 40% más de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

"Este estudio ha demostrado que los síntomas de depresión son un factor de riesgo independiente para la enfermedad coronaria en las personas mayores", afirma Curt Furberg, profesor de Salud Pública en la Universidad Wake Forest, en Carolina del Norte (EE UU). Los autores especulan que quizá estas personas no se alimentaban adecuadamente, o quizá se sentían con pocos ánimos para hacer ejercicio; o tal vez podría haber un factor físico que cause depresión y enfermedades cardiacas.

Para realizar el estudio, los investigadores interrogaron a 4.493 voluntarios buscando si padecían algún síntoma depresivo. Los investigadores entrevistaron durante 90 minutos a los voluntarios, preguntándoles por su salud, medicación, sentimientos depresivos, irritabilidad, preocupación, miedo y soledad, y si tenían problemas para concentrarse en sus actividades diarias. La mayoría de ellos no tenía diagnosticada una enfermedad cardiaca al comienzo del estudio y fueron supervisados durante 10 años para ver si la desarrollaban.

Los encuestados también pasaron exámenes médicos para diagnosticar las posibles enfermedades cardiovasculares previas y excluirles de la investigación. En el estudio sólo partciparon personas que carecían de antecedentes de enfermedades cardiovasculares. Otros estudios indican que entre el 19% y el 30% de las personas de más de 65 años tienen síntomas de depresión, pero sólo un 1% recibe tratamiento. Los investigadores señalaron que las personas deprimidas tienden a hacer menos ejercicio, fumar más y consumir alimentos menos saludables, todo lo cual aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas.

Las tensión mental también pueden causar que las arterias se obstruyan. Asimismo, según Furberg, la depresión podría incrementar la producción de radicales libres y ácidos grasos, lo cual puede dañar los vasos sanguíneos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2000