Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un general italiano releva al español Juan Ortuño en el mando de la Kfor en Kosovo

El general español Juan Ortuño deja el mando de la Kfor en Kosovo. Después de seis meses dirigiendo la misión de paz de la OTAN en esta provincia serbia y a dos semanas de las primeras elecciones municipales, Ortuño pasa el testigo al teniente general italiano Carlo Cabigiosu. En el acto de relevo, Ortuño recibió la medalla de Kosovo y reconoció que, a pesar de estar satisfecho del trabajo que ha realizado la tercera misión de la Kfor, deja el cargo "en un momento de incertidumbre". "Los últimos sucesos en Belgrado son de gran relevancia y ninguno de nosotros puede predecir el futuro. Sin embargo, aunque las expectativas son altas y aunque se puede creer que el foco está en Belgrado, todo está muy lejos de la realidad", aseguró.

Para Ortuño, las próximas elecciones municipales de Kosovo, el 28 de octubre, serán determinantes, pero "sólo son otro paso más ante el gran reto que tenemos enfrente". El general saliente destacó el trabajo continuo de los soldados de la Kfor. A pesar de que aún queda mucha labor para normalizar la vida cotidiana de los kosovares, desde el pasado mes de abril los asesinatos se han reducido en un 40%; los secuestros, en un 25%, y la extorsión, en un 60%. Las fuerzas de la OTAN han confiscado 67 toneladas de armamento entre pistolas, fusiles, morteros, misiles, minas de carro y municiones. También han desactivado 20.000 minas. Los militares de la Kfor aseguran, sin embargo, que todavía quedan muchas armas por confiscar y que calculan aún que queda un arma por cada casa.

El comandante supremo de la OTAN en Europa, Joseph Ralston, que presidió el relevo, quiso remarcar el papel de Ortuño, "que ha demostrado que la idea del presidente francés, Jacques Chirac, para que el general jefe del Eurocuerpo fuese el líder de la Kfor no era ni prematura ni presuntuosa".

El general italiano Cabigiosu deberá continuar el trabajo de Ortuño. Primero, con unas elecciones disputadas únicamente por los independentistas albanokosovares, y segundo, con la vuelta de los 200.000 serbios que se marcharon tras la entrada de la Kfor y el retorno vengativo de los anteriormente expulsados albanokosovares.

En el acto estuvo presente el líder moderado albanokosovar Ibrahim Rugova, al igual que el líder de los serbios que aún permanecen en Kosovo, Oliver Ivanovich, quien reiteró: "Hasta que no vuelvan todos, los serbios no participarán en ninguno de los comicios organizados por la comunidad internacional".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2000