Los errores concretos

"Un error en un caso concreto". Así despachó en septimebre pasado la ministra de Sanidad, Celia Villalobos, otro caso de supuesta desatención: la muerte de una bebé de tres meses en el Hospital Comarcal de Melilla después de pasar tres horas en el servicio de urgencias sin recibir atención.La niña, de origen marroquí, no paró de llorar y la madre, desesperada, intentó entrar en dos ocasiones en la sala médica para advertir al personal sanitario de que la pequeña estaba agonizando. El hospital, en cambio, dijo que la bebé fue examinada en menos de hora y media y que nunca fue desatendida.Requerida por el Congreso para dar explicaciones, la ministra de Sanidad calificó como "un error en un caso concreto" la muerte de la niña. Se trató, según Villalobos, de "un error de organización" al dar prioridad a las urgencias. "No ha habido negligencia por parte del personal sanitario". La ministra ratificó, además, la versión del hospital de que se tardó hora y media en atender a la niña, y no tres horas como dijo la familia y afirmaron varios testigos. Villalobos aprovechó la ocasión para achacar los problemas sanitarios de Melilla a que muchos marroquíes acuden allí para ser atendidos.

Más información
Una mujer denuncia que abortó tras esperar seis horas en urgencias

El Hospital Comarcal de Melilla carece de la unidad de análisis que dé prioridad a los pacientes de acuerdo con su gravedad. Esa unidad, según la ministra, está en construcción y se terminará este otoño. Seis de cada 100 hospitales españoles están en la misma situación que el de Melilla y, en esos casos, el orden de atención "lo establecen los celadores, que no saben nada de medicina, y actúan por intuición", dijo entonces el secretario de la Sociedad Española de Urgencias, José Luis Casado.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS