El PP impide a los quioscos de Vitoria exponer revistas con portadas de desnudos

Los puritanos viven hoy en Vitoria más tranquilos. Tienen que agradecérselo al Ayuntamiento, gobernado por el PP, que ha decidido inspeccionar todos los quioscos de la ciudad y obligar a sus propietarios a retirar de los escaparates aquellas revistas que contengan en sus portadas imágenes de desnudos, no sólo las consideradas pornográficas. Los dueños de los establecimientos y concejales de la oposición han reaccionado con preguntas como: ¿clausurará el Ayuntamiento la exposición de la Caja Vital titulada Secretos del desnudo?

Desnudo artístico

"Buenos días, vengo en nombre del departamento municipal de Salud y Consumo. Le informo de que no debe exponer publicaciones con imágenes de desnudos en su escaparate". Vitoria, año 2000. Casi tres décadas después de la época del destape, los quioscos de la ciudad han debido esconder en un lugar fuera de la vista del público las revistas cuyas portadas contienen imágenes de desnudos o semidesnudos. El gobierno municipal ha decidido satisfacer las demandas de algunos ciudadanos que, según aseguró ayer el alcalde, Alfonso Alonso, "se han quejado" y "nos han recordado que no se cumple la normativa en algunos establecimientos".En efecto, la Ley de Protección del Menor, en su artículo 5, establece el derecho a la información y otras normativas regulan la exposición de estas publicaciones. Al Ayuntamiento de Vitoria le asiste la razón legalmente, pero ha entrado en un terreno pantanoso. Por orden de la concejal de Asuntos Sociales, María Ángeles Castellanos, los funcionarios municipales han acudido a los establecimientos para prohibir la exposición de las revistas no sólo en los escaparates, sino también en el interior. Para justificar su trabajo, levantan el acta correspondiente. Se trata de que no queden a la vista. Además, no han discriminado entre unas publicaciones y otras. En el mismo saco han incluido a las revistas declaradamente pornográficas y a otras de información general que incluyen chicas con los pechos al aire o semidesnudos masculinos, como Interviú, Primera línea o Man. También se han retirado cómics como El Víbora.

Los propietarios de los quioscos han reaccionado de inmediato ante la campaña del Ayuntamiento. El más explícito ha expuesto un gran cartel en su local de la plaza de Correos que dice: "Este establecimiento tiene a la venta revistas como Interviú, Man o Penthouse, que no pueden exponerse en estos escaparates por considerarlas pornográficas el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz".

Curiosamente, a 30 metros de ese quiosco la Fundación Caja Vital anuncia en sus escaparates, y mediante varios carteles, la exposición Secretos del desnudo, con obras de grandes artistas dedicadas al cuerpo humano con el único vestido de la piel. En las imágenes anunciadoras, aparece una mujer desnuda. El PP tiene el control mayoritario sobre la Vital desde el mes de marzo.Sobre este asunto también han reaccionado concejales de la oposición. El grupo socialista envió ayer una batería de preguntas para que responda la concejal de Asuntos Sociales. Entre las cuestiones que se plantean, el PSE-EE pide saber cuáles son las razones de la medida del Ayuntamiento, cuál es la relación de revistas consideradas pornográficas, cuántos inspectores "se dedican a semejantes labores", qué infracciones han cometido los comerciantes y si el Ayuntamiento piensa clausurar la exposición de la Fundación Caja Vital o, como alternativa, prohibir la entrada de menores.

El gobierno de Alfonso Alonso corre otros riesgos al implantar estas medidas. Porque dentro de las instalaciones municipales existen lugares donde se practica habitualmente el top less. Por ejemplo, en las piscinas de Mendizorroza y en Gamarra, con casi 100.000 personas abonadas -muchas de ellas menores de edad-.

El propio alcalde, de 33 años, admitió al observar las dimensiones del caso que los quioscos de la ciudad "funcionan con precaución" y que las medidas "se deben aplicar con flexibilidad y desde el sentido común". Reconoció también que debe discriminarse entre las publicaciones de carácter pornográfico y otras de información general. "No creo que haya que quitar de los escaparates el Interviú", confesó.

No obstante, Alonso en ningún momento dejó entrever que esta campaña, activada desde su propio gabinete, vaya a terminar en los próximos días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 22 de septiembre de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50