Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición cree sospechoso que Rodrigo dimita en este momento

La dimisión de José Ignacio Rodrigo Fernández como consejero de la empresa funeraria, aunque conserva la presidencia de la empresa que controla su 49%, Funespaña, fue acogida ayer con distancia por el alcalde, José María Álvarez del Manzano. "Nosotros no tenemos nada que ver con lo que hagan las personas que tienen negocios y no podemos prejuzgarlo, porque no tiene nada que ver con este Ayuntamiento", afirmó el regidor. El alcalde no consideró sospechosa la salida de Rodrigo del consejo de administración de la funeraria tras conocerse que la policía francesa considera "una operación de blanqueo de dinero" su inversión de 140 millones en febrero de 1993 en Funespaña, que dos meses antes había comprado el 49% de dicha sociedad municipal.

Cristina Narbona, portavoz adjunta socialista, resaltó que esta dimisión abona las acusaciones de la oposición. "Esto era una de las cosas que hemos solicitado y por tanto creemos que ello nos viene a dar la razón y que confirma que esta persona ha jugado un papel fundamental con la complicidad o la connivencia de este gobierno municipal. Por lo tanto, no vamos a cambiar en absoluto nuestra exigencia de responsabilidades políticas y de cambios en lo que se refiere a la gestión de la funeraria por parte de una empresa privada". "Es una confirmación de todo lo que hemos denunciado en estos tiempos. Si ello responde a presiones del Ayuntamiento, entendemos que el Ayuntamiento, además de presionar para que se marche, debería actuar como socio mayoritario y tomar las riendas de la empresa", agregó Narbona.

"El hecho de que alguien presente su dimisión cuando coincide exactamente en el tiempo con el empeoramiento de su posición jurídica dentro del procedimiento es, en cualquier caso, un acto sospechoso. Su cese es una sorpresa, pero viene cuando las cosas se le están poniendo mal", interpretó el diputado regional socialista Eduardo Tamayo.

Indicio de delito

Inés Sabanés, portavoz de IU en el Ayuntamiento, ofreció similar diagnóstico sobre el cese: "Sabe que las cosas no están muy claras y se quiere desmarcar de este tema. Rodrigo se querrá desmarcar, pero serán los jueces los que decidan si hay algún indicio de delito en su actuación".Fernando Marín, coordinador del grupo parlamentario de IU en la Asamblea de Madrid, apuntó que "ante el escándalo mayúsculo del presunto blanqueo de dinero en la venta de las acciones de la Funeraria por parte del presidente de Funespaña, a éste no le quedaba más remedio que dimitir".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de septiembre de 2000